“Se busca desaparecido en Granada”: los números detrás de la segunda provincia española con más personas en paradero desconocido

La desaparición de Guillermo Miranda 'Willy' en Alfacar fue la última de una larga lista en la provincia en los últimos años | Según el último informe del Ministerio de Interior, Granada acumuló 1.309 casos

A-AValentn Garcia Baca
Valentín García Baca sigue desaparecido desde 2014. Se cree que su paradero puede estar en Sierra Nevada, aunque se duda que siga con vida | Foto:Archivo GD
Álvaro HolgadoÁlvaro Holgado
1

Granada padece un mal cada vez más endémico. A pesar de que la desaparición de Guillermo Miranda ‘Willy’ en Alfacar hace ahora una semana quedó sólo en un susto tras casi 8 días sin conocer su paradero, los números siguen subiendo. Las denuncias no siempre llegan a los medios de comunicación y la larga lista de casos registrados que la provincia maneja durante los últimos años la están convirtiendo en un caso excepcional, incluso a nivel nacional.

El término ‘desaparecido’ aumenta su asiduidad en cada noticia, cada mes.  Las denuncias activas por este tipo de hechos, según el último informe del Ministerio de Interior de 2019 Granada se ha colocado en un alarmante segundo lugar dentro del ránking en España. Sólo Cádiz se pone por delante en un listado al que, después de la provincia granadina, siguen Almería y Málaga. Todas andaluzas. La comunidad autónoma es, de hecho, donde más denuncias se registran con un total de 8.567. De ellas, 1.309 pertenecen a municipios granadinos. Los datos, actualizados el pasado 31 de diciembre de 2018, han, desgraciadamente, aumentado.

Sólo un mes antes de Miranda, se registró el último caso del que se tenía conocimiento. Se trataba de Antonio Bryan López, un joven al que se le perdió la pista tras ser visto con “dos gemelos marroquíes”, tal y como denunciaba su madre en el documento policial que lo atestiguaba. Pocos días después, el chico fue encontrado en Torrox, detenido en una cárcel de la localidad malagueña por cuestiones que aún se desconocen. Si bien el puesto que ocupa Granada en el citado ránking es elevado, la mayoría de los casos  acaban por resolverse. Llama la atención, eso sí, la enorme facilidad con la que una persona puede desaparecer de su lugar habitual y no ser vista ni localizada por sus propios familiares hasta la intervención, no siempre exitosa, de las autoridades policiales.

De hecho, los casos en los que esto ocurre son sonados. Varios días transcurrieron entre la interposición de la denuncia y la localización de Fernando Sanz, quien fue visto por última vez en el Barrando de las Mimbres y no  fue encontrado hasta varios días después del registro. Apareció en las aguas del río Monachil, ya sin vida, y dentro de su coche tras morir de forma accidental, según apuntaban fuentes policiales.

Casos cesados en el mejor de los casos

Las desapariciones relatadas son hechos cuyas denuncias ya han cesado, es decir, han sido resueltos con mayor o menor suerte en su resolución. Con vida o sin ella, de una forma u otra, las familias pudieron encontrar a sus seres queridos y acabar, al menos, con la angustia de la incertidumbre. Otras como la de Antonio Ruíz López, desaparecido el pasado junio de 2018 en Huétor Tájar y cercano a los 60 de edad, siguen siendo una incógnita tras prácticamente un año.

El tiempo se convierte en el peor aliado a la hora de establecer parámetros de búsqueda y agotar las posibilidades. La cifra en cuanto a la lejanía con el día de desaparición se ensancha en casos como el de Valentín García Baca, cuyo paradero se desconoce desde 2014. La última vez que salió de su vivienda se llevó ropa de montaña, crampones y un piolet, entre otros utensilios de montañismo, por lo que se entendió desde la Guardia Civil que podría haber viajo hasta Sierra Nevada. El lugar o incluso las hipótesis sobre donde puede estar y si estuviera con vida o no son están hoy, cinco años después, en el aire. A pesar del empeño de la familia y de la Benemérita, la aparición con vida de Valentín es, a día de hoy, una quimera, tanto por su edad como por el inhóspito posible punto de desaparición. La sierra granadina sigue siendo un lugar clave como paradero de alto riesgo, al acabar gran parte de las denuncias cesadas en la localización del cuerpo sin vida del desaparecido.

En lo que respecta al género, la mayoría de los casos a nivel nacional son hombres, concretamente un 88,2% de las denuncias activas. El número en las denuncias totales desciende casi un 30% , viéndose así una cierta paridad en cuanto a los hombres y mujeres desaparecidas en España.

Los menores no acompañados (MENA) disparan los números

La edad tanto en la desaparición tanto de Valentín como de Antonio no es, eso sí, la norma. La mayoría de los casos registrados en las provincias citadas que aparecen entre las cinco primeras del ránking, incluida Granada, se tratan de desapariciones de menores. De hecho, a nivel nacional, las denuncias activas en este rango de edad representan el 78’97% de las mismas. La circunstancia que se repite y que rige los datos es la presencia de centros de acogida en esos territorios. De los desaparecidos en esos centros de acogida, el 73,30 % tienen nacionalidad extranjera. De este porcentaje, sólo el 8% son españoles. El 82% restante tiene que ver con menores procedentes en mayor medida de Marruecos (71%) y de países africanos como son Guinea, Argelia o Mali entre otros.

Tres de cada cuatro desaparecidos en España serían, leyendo en profundidad el informe, menores y extranjeros. Los denominados MENA son a día de hoy un foco de desaparecidos extendido al que la Junta apenas ha podido hasta ahora poner coto, con una pasividad evidente con respecto a su tutela, tal y como demuestra en las continuas fugas, como es el caso del Centro de Protección de Menores de Ángel Ganivet y Bermúdez Castro. donde los casos se reiteran y el perfil se repite, a veces con violencia, al ser un lugar de paso para niños cuya madurez y costumbre de vida chocan con la necesaria para una inserción fuera de los hábitos adquiridos en la crudeza de la frontera.

Las quejas por parte de los vecinos de Calle Elvira son un buen ejemplo del peligro que supone la dejadez institucional con respecto a los menores en este ámbito, provocando una falta de inserción social problemática y que a buen seguro puede pasar factura a largo plazo, como ya ocurre en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.



Comentarios

Un comentario en ““Se busca desaparecido en Granada”: los números detrás de la segunda provincia española con más personas en paradero desconocido

  1. Avatar

    Juan Jesús Ruiz López

    Soy su hermano y lleva desde 2016 desaparecido y fue en baza

Deja un comentario