Las bocinas de cientos de autobuses resuenan por las calles de Granada para exigir ayudas para el sector

Es la segunda vez en 15 días que las empresas de transporte discrecional y turístico protestan porque se sienten "abandonados" por el Gobierno

MANIFESTACION DIREBUS GRANADA - Patricia Vazquez 06
Manifestación de los conductores de transporte discrecional y turístico en Granada | Foto: P.V.
Patricia VázquezPatricia Vázquez
0

A las 10.30 horas de este viernes comenzaban a sonar los primeros cláxones en los alrededores del Recinto Ferial de Granada. Era la señal que anunciaba que el centenar de autobuses concentrados allí iba a comenzar su manifestación por las principales calles de Granada. Su intención es protestar por el “abandono” del Gobierno y de la Junta de Andalucía a un sector que ha quedado “olvidado” de las medidas económicas que el Estado ha puesto en marcha con motivo de la crisis derivada de la pandemia del Covid-19.

Llevan más de 100 días sin trabajar, lo que supone la “ruina” total para muchos de estos trabajadores que están viendo cómo se han quedado “en el limbo” de las ayudas económicas. “Las instituciones van a ayudar a las grandes empresas, sin tener en cuenta cuántas empresas familiares van a desaparecer si no se les ayuda también”, indica Jordi Salguero, uno de los administradores de la empresa Órgiva Bus, dedicada al transporte escolar en la Alpujarra granadina.

Ésta es la segunda vez en menos de 15 días, que los conductores del transporte discrecional y turístico hacen sonar sus bocinas y cortan las calles granadinas para que “toda la sociedad escuche sus reivindicaciones”, ya que, a pesar de que desde la Asociación de Empresas de Transporte de Viajeros por Carretera (Direbús) se han mantenido reuniones con los diferentes grupos parlamentarios y han intentado hacer llegar “por todas las vías que han estado a su alcance” sus propuestas, “aún no han recibido respuesta y, para colmo, dentro de unos días tendremos que hacer frente de nuevo, y por cuarta vez desde que se decretó el estado de alarma, a los pagos de cuotas de financiación de unos vehículos que no han producido más que pérdidas”.

“En mi caso, calculo que vamos a terminar el año con un 70% de pérdidas, lo que equivale a unos 300.000 euros. Y eso contando con que en septiembre se inicie el curso con normalidad y podamos volver a funcionar. Y mientras tanto tengo a 10 familias que dependen de esta empresa esperando a que alguien nos ayude”, explica Salguero, quien lamenta que más de 40.000 familias en España se van a quedar sin trabajo debido a la situación por la que atraviesa el sector.

Entre los manifestantes, también han asistido empresas dedicadas al transporte de turistas, que han visto también cómo su fuente de ingresos ha desaparecido “de la noche a la mañana” debido al cierre de fronteras. Es el caso de Antonio Campoy, portavoz de Direbús en Granada, quien apunta que la situación es “dramática” para muchos conductores y empresarios que “vivimos al día”, por lo que piden medidas concretas para el sector “que ayuden a salvar al mayor número de empresas, puestos de trabajo y años de experiencia que arrasará la pandemia”.

Unas movilizaciones en las que han participado cerca de 2.000 de autocares de 1.000 empresas diferentes de una veintena de provincias españolas, con un denominador común: “la desesperación de miles de pequeños y medianos empresarios, que, después de más de 100 días, en ausencia de medidas concretas para paliar los graves efectos de la pandemia, se encuentran decepcionados y profundamente preocupados ante la cada vez más plausible posibilidad de perder el trabajo de toda una vida, incluso de varias generaciones”, tal y como concluyen desde la organización.

En el caso de Granada, la comitiva ha salido desde Joaquina Eguaras, ha bajado por Doctor Olóriz, para recorrer Gran Vía, Reyes Católicos y Acera del Darro, y subir hasta la Carretera de la Sierra, desde donde cada autobús regresará hasta la cochera donde ha permanecido encerrado los últimos 4 meses.







Se el primero en comentar

Deja un comentario