El belén ‘albaicinero’ triunfa en Bib Rambla

El portal, con más de cien figuras que 'trasladan' el nacimiento de Jesús a Granada, acapara visitas en la céntrica plaza granadina y ayuda a restaurar la Iglesia de San Andrés

belén de la Plaza Bib Rambla que organiza la Asociación de Amigos de San Andrés y la cofradía de La Borriquita
Un detalle del interior del belén ubicado en Bib-Rambla | Fotos: Antonio L. Juárez
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

El belén instalado en la Plaza de Bib Rambla por la Asociación de Amigos de San Andrés está causando sensación. Y no es una frase hecha. Hay días, sobre todo los fines de semana, en los que la hora de cierre prevista no se ha podido respetar. Tan larga era la cola para visitarlo que siguió funcionando una hora y media más de lo previsto por la noche.

Bajo la carpa hay un belén que a los de fuera les puede parecer uno más. Pero a poco que se fijen (y desde luego los de aquí sí que lo hacen) descubrirán que el paraje que se recrea ahí no es el espacio geográfico donde, según la tradición, la virgen María tuvo un niño. Hay un portal, claro, una especie de pesebre al que se acercan pastores para conocer al recién nacido. Pero hay elementos muy granadinos. Del Albaicín y del Sacromonte, en concreto.

Están recreados, por ejemplo, el arco de Elvira, las iglesias de San Andrés, Santa Ana, San Pedro, San Nicolás y San Miguel Alto, el convento de Zafra, la abadía del Sacromonte y sus cuevas, la ermita del Santo Sepulcro o el antiguo Pilar de las Ninfas. Hay un claro toque local, en definitiva.

Las más de cien piezas que se exhiben en el portal fueron confeccionadas por artesanos como Jiménez Mariscal y Manuel Collado y coleccionadas durante años por uno de los principales promotores de la idea, Francisco Almohalla, que además es miembro activo de la asociación Amigos de San Andrés. Este último dato no es superfluo, porque el belén cumple una segunda función, aparte de la meramente ornamental: el donativo que dejan los que lo visitan va a parar una causa que persiguen desde hace años, que es la recuperación de la Iglesia de San Andrés, del siglo XVI, lo que significa una de las más antiguas de la capital. En ese objetivo colaboran la parroquia de San Andrés, que es la propietaria del belén, y la cofradía de La Borriquilla.

El templo ya está abierto parcialmente y allí se pueden ya oficiar misa. “Pero todavía queda mucho por hacer, la reapertura sólo es una primera fase”, resalta Francisco Almohalla, que entiende que es un deber del ciudadano apostar por la recuperación del patrimonio artístico deteriorado. Algo que por otra parte ya se está haciendo en otros puntos, como la iglesia de San Nicolás.

Al margen de eso, lo cierto es que visitar el belén merece la pena porque todo está puesto con gusto y esmero. De ahí que en los últimos años haya acumulado premios y que se haya convertido en uno de los puntos de parada obligatorios para todos los que circulan por el centro de Granada en estas fechas. Que no son pocos.

Para ver la galería completa, haga clic sobre la imagen:

 





Se el primero en comentar

Deja un comentario