La primera beata granadina: María Emilia Riquelme y Zayas, la monja que regeneró un páncreas y vio a la Virgen cuando era niña

Natural de Granada y descendiente del Gran Capitán, el próximo día 9 de noviembre se va a proceder a su beatificación tras abrirse un proceso canónico por devolver a la vida, según testigos, a un enfermo en Medellín

Madre-Riquelme-Facebook-Missami-06062019
María Emilia Riquelme y Zayas se convertirá en la primera beata nacida y fallecida en Granada este próximo día 9 | Foto: Gabinete
Álvaro HolgadoÁlvaro Holgado
0

La vida de María Emilia Riquelme Zayas, como suele ocurrir en estos casos, no fue una vida cualquiera. Nacida en 1847 y descendiente del Gran Capitán, hija de un Teniente General del Ejército Español y huérfana desde los siete años, cuentan que vio a la Virgen con Jesús recién nacido en brazos al poco de morir su madre. Es este el comienzo de una historia dedicada a la vida cristiana, que tuvo su cénit en un episodio durante sus misiones en Medellín, donde ocurrió el milagro que ahora le va a hacer beata.

Los hechos ocurrieron, de hecho, tras fundar ella misma la Congregación de las Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada, y que tiene en Granada su Casa Madre y está presente en México, Colombia, Bolivia, Brasil, Estados Unidos, Angola, Filipinas y Portugal, así como diversas casas de religiosas en España.

Se trata por tanto de la primera beatificación a una persona granadina, tras beatificarse en Armilla a Fray Leopoldo, el cual, a pesar de su fuerte vinculación con la ciudad, no había nacido en ella. Por su parte María Emilia no sólo nació en Granada, sino que también pasó sus últimos días en su ciudad natal. Para más inri, el acto se llevará a cabo en la Catedral, un hecho sin precedentes.

Se espera que más de 200 peregrinos de toda España llegarán allí a partir del jueves 7 de noviembre, dos días antes de la Eucaristía Solemne de Beatificación. En esos días, se harán varios actos y eucaristías, que tendrán lugar durante el día 5 y 6 de noviembre en el Colegio de la Presentación, además de una vigilia de Oración Misionera en el Monasterio de San Jerónimo la noche antes de la beatificación.

El milagro que la convertirá en Beata

Cuentan que durante la estancia de María Emilia Riquelme en Colombia, ingresó en el hospital de Medellín un enfermo de extrema gravedad por pancreatitis severa. Al ser examinado por los médicos, Nelson Yepes, nombre del enfermo, se encontraba con el páncreas ya deshecho. Su hermana, Emilia Yepes, religiosa de la Congregación, llamó entonces a María Emilia para rezar por su curación. Asimismo, según apuntan, se unieron al razo toda su familia y amigos de su pueblo natal.

Cuando los médicos lo daban por imposible, recibe la unción de enfermos y todos esperaban su muerte hasta que, inesperadamente, en medio de este trance, empezaron a observar que el páncreas comenzaba a regenerarse. Tras no dar crédito a lo que estaba sucediendo, comenzaron a observar que el páncreas llegó a su total regeneración. Tan es así que Nelson Yepes sigue aún vivo, y asistirá al acto que se celebrará en Granada el próximo día 9 para participar en los actos de beatificación que se llevarán a cabo en la Catedral.

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario