El Ayuntamiento ofrece 36 estancias de alojamiento y manutención para mujeres y familias sin hogar

Destina 191.000 euros al año en virtud de un contrato con la asociación granadina Ocrem

fotonoticia_20200108144105_1920
El alcalde, Luis Salvador, y el concejal José Antonio Huertas, en la visita que han hecho hoy a la sede de Ocrem | Foto: Gabinete
GabineteGabinete
0

El Ayuntamiento de Granada ofrece a diario una media de 36 estancias de alojamiento y manutención para mujeres y familias sin hogar, un servicio municipal al que el Consistorio destina 191.000 euros y que se presta en virtud de un contrato con la asociación granadina Ocrem, ubicada en el distrito Norte de la capital.

Según ha informado el Consistorio en una nota de prensa, en una visita al centro de acogida, el alcalde, Luis Salvador, ha destacado las “buenas condiciones, excelente gestión y alta profesionalidad” con la que se presta este servicio municipal y ha indicado la función y objetivo de servir como “puente o tránsito entre una situación de exclusión o vulnerabilidad y el reinicio de un proyecto de vida autónoma”.

Salvador ha explicado que, si bien en este centro se prima a mujeres y familias, la mayoría con menores, también se atienden y realizan trámites para personas mayores que puedan encontrarse en una situación especial y requerir una residencia u otro tipo
de recursos, orientación o apoyo.

En cuanto a los cometidos, el regidor granadino ha recordado que, “como en cualquier casa, se atienden necesidades básicas, los menores están escolarizados, mientras los adultos se forman o emprenden su búsqueda de empleo para lograr salir adelante con autonomía”.

Según la nota de prensa, el número de personas atendidas al mes por el Consistorio a través de este recurso es de 900 asistencias, con una estancia media de dos meses.

La directora del centro y presidenta de Ocrem, Paqui González, ha agradecido al Ayuntamiento su apoyo y ha indicado que, con la ola de frío, las plazas están ocupadas al 100 por cien, una realidad que también sucede en los meses de mas calor y en septiembre, con el arranque del curso escolar.

González ha indicado que, tanto en el caso de mujeres como en las familias, tras la fase de acogida y atención inmediata, se emprende un proceso de atención rehabilitadora con un plan de trabajo personalizado.

En cuanto al perfil de las personas acogidas, es muy variado y, “en todos los casos, en función de la problemática y realidad concreta, se trabaja con cada usuaria”, ya se trate de enfermedad mental y seguimiento médico, ya sean problemas de adicciones, que se derivan a los recursos correspondientes, u otras dificultades económicas, de empleo, conflictividad familiar u otras.





Se el primero en comentar

Deja un comentario