Las asociaciones de diversidad funcional de Granada reivindican más ayuda e información para la vuelta a la nueva normalidad

Representantes de Fegradi, Aspace, Asogra, Agrafem, Granadown y ONCE han participado en la charla de #DirectosEnRedGD este miércoles

FOTO DIRECTO ASOCIACIONES DIVERSIDAD FUNCIONAL
Charla de #DirectosEnRedGD con representantes de Fegradi, Aspace, Asogra, Agrafem, Granadown y ONCE | Edición de vídeo: Daniel Bayona
María José RamírezMaría José Ramírez
0

Los representantes de varias asociaciones de diversidad funcional de Granada han participado este miércoles en la charla de #DirectosEnRedGD, en la que han reivindicado más ayuda e información para la vuelta a la nueva normalidad. En la charla han participado concretamente Marta Castillo, presidenta de Fegradi; Alberto Morillas, director de la ONCE en Granada; Guadalupe Cuerva, presidenta de Asogra; María Matilla, gerente de Granadown; Cristóbal Rodríguez, director-gerente de Aspace, y Baldomero Martos, presidente de Agrafem.

Todos han hablado de cómo ha afectado la situación generada por la pandemia del coronavirus a las asociaciones y a sus asociados. Alberto Morillas ha destacado que los trabajadores de la ONCE en Granada, casi 500 en total, “lo han pasado mal” y no será hasta el 15 de junio cuando puedan retomar la actividad con una situación “muy compleja”. La mayoría de ellos son personas “de alto riesgo” y ahora tienen que establecer “fórmulas para que todos salgan a trabajar con la máxima protección posible”. “Cada trabajador tiene unas necesidades específicas. Un ciego no podrá utilizar guantes, por ejemplo. Vamos a tener que poner pantallas en los puestos de venta en la calle y establecer distancias entre el cliente y el vendedor”, ha explicado. “Los trabajadores de la ONCE son centinelas de la ilusión, personas cercanas y ahora se dará una situación comercial distinta”, ha añadido. Se tendrán que “adaptar a ella” y “hacer las cosas distintas para volver a ser iguales”.

Guadalupe Cuerva, por su parte, ha explicado con la ayuda de la intérprete Laura Martín, que desde Asogra han tratado de hacer toda la información sobre el Covid-19 accesible en lengua de signos para que los asociados pudieran acceder a ella. La presidenta de la asociación de personas sordas ha indicado que todos tendrá que adaptarse a la nueva situación y a las nuevas medidas y ha pedido “que la accesibilidad esté presente en lengua de signos”.

Marta Castillo, presidenta de Fegradi, ha apoyado a Asogra para que la información esté en lengua de signos y ha recordado también la reivindicación que han realizado desde su asociación durante la pandemia para que las personas con discapacidad pudieran entrar en la UCI porque tienen “los mismos derechos a que sean atendidas igual que el resto”.

Desde Fegradi son conscientes de que ahora se van a tener que cambiar los hábitos porque “la situación no es la de antes”. Marta Castillo ha demandado durante esta charla “más información sobre los protocolos para ver cómo tendrán que actuar en los centros de día” una vez que se vuelvan a abrir tras el estado de alarma. Ha comentado que una persona que va en silla de ruedas depende de alguien que la empuje o necesita que alguien se suba también en un ascensor con ella y no sabe cómo podrán hacerlo “para mantener la distancia de seguridad”. Tampoco sabe cómo serán, por ejemplo, las sesiones de rehabilitación.

En la segunda parte de la charla ha participado también María Matilla, gerente de Granadown, quien ha anunciado que ya están retomando la actividad presencialmente. “Tenemos ganas de ver a los niños de cero a seis años. La estimulación para ellos es muy importante, aunque en este tiempo hemos estado apoyando a las familias”, ha señalado. Durante el confinamiento han seguido en contacto con las familias gracias a las nuevas tecnologías. Por supuesto también con las de los usuarios más mayores para que “lo que habían avanzado en autonomía, se mantenga”.

Cristóbal Rodríguez, director-gerente de Aspace, ha recordado que los servicios de la residencia se han mantenido durante el periodo de confinamiento y han “sufrido en primera persona los problemas de los residentes”, ya que se suspendieron las visitas y los que se fueron el fin de semana en el que se decretó el estado de alarma no pudieron volver. También han sufrido “el desabastecimiento de material”. Al igual que las otras asociaciones, en Aspace han seguido prestando atención a otros usuarios a través de las nuevas tecnologías y, en algunos casos, han prestado apoyo en domicilios.

ambién ha intervenido en la charla Baldomero Martos, presidente de Agrafem, quien ha comentado que el confinamiento ha sido “complicado” para sus asociados, personas afectadas por un problema de salud mental. En Agrafem han notado un incremento de gente “con ansiedad, depresión y patologías mentales”. Además, Baldomero Martos ha lamentado que se suspendiera también el programa que desarrolla Agrafem en el centro penitenciario de Albolote con personas con trastorno mental. “La enfermedad mental es de rutinas y todo esto ha afectado mucho”, ha indicado.

Todos los representantes de las asociaciones de diversidad funcional esperan hacer las cosas bien para no dar pasos atrás, que los recursos que haya se distribuyan bien y todos sean “uno para seguir adelante”.





Se el primero en comentar

Deja un comentario