Así ha sido el primer día de reapertura de los negocios granadinos

La sensación era positiva para la mayoría, aunque muchos siguen preocupados por lo que pueda pasar después de las vacaciones de Navidad

Reapertura de comercios y bares en Granada
Ciudadanía por las calles de Granada con bolsas tras comprar | Foto: Antonio L. Juárez / GD | Vídeo: Dani B. / GD
Rosa NúñezRosa Núñez
0

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, anunció el pasado domingo, tras la reunión del Comité Territorial de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto para evaluar la situación de Granada, las nuevas medidas que se aplican a la provincia desde las 00:00 horas de este lunes. Entre las mismas, destaca la reapertura de los negocios no esenciales hasta las 18:00 h.

Así, las cafeterías han podido levantar sus persianas para volver a ofrecer desayunos durante la mañana, los ciudadanos han podido comprar ropa y zapatos, entre otras cosas, y algunos regalos de Navidad ya han dejado atrás sus estantes para ir a parar a las casas de los granadinos. Parecía que el optimismo ha invadido la capital, a pesar de las secuelas tanto económicas como psicológicas que está dejando esta segunda ola, como han destacado algunos comerciantes.

Para Asun, por ejemplo, propietaria del bar La Chicotá, el vaivén de estar abriendo y cerrando le parece peor que el cierre definitivo hasta que el problema se resuelve. Según ha declarado a GranadaDigital, para su empresa, los “trabajadores son lo más importante y para nosotros es un problema sacarlos y meterlos en el ERTE“.

A pesar de esta apertura, varios trabajadores piensan que la situación mejorará cuando se permita la movilidad intermunicipal, como Jairo, encargado del bar La Chopera, ya que, según ha indicado, hay personas de otros municipios del cinturón que van a menudo a tomar algo en el centro de la capital. Por otro lado, otros como él temen que esta flexibilización de las medidas ahora y durante las vacaciones de Navidad traiga consigo una tercera ola de Covid-19 como resultado.

Muchos negocios, sobre todo de restauración, se han adaptado a la situación actual y han implementado un servicio de reparto a domicilio. Así lo ha explicado Pablo Rico, creador y encargado de la gestión de clientes de Taracea Marketing, una empresa dedicada a las estrategias de promoción de bares y restaurantes. Otros, han mejorado o, incluso, creado desde cero una página web con la que desarrollar compras online y envíos a toda España. Es el caso de la conocidísima espartería San José, ubicada en pleno centro de la ciudad, con más de cien años de historia. Allí, Irene, la quinta generación de esparteros en su familia, ha destacado el aumento de ventas que ha hecho de manera telemática a todo el país, aunque espera “que la gente se vuelque con los locales de Granada”.

En algunos locales se veían más clientes que en otros, como es el caso del tradicional Café Fútbol, donde ‘Dino’, uno de los camareros, ha recalcado la felicidad de los vecinos y consumidores habituales de la cafetería, que según él, prefieren desayunar allí que en casa. Asimismo, ha concluido de manera tajante que “la hostelería no somos el problema”, como han repetido algunos trabajadores de otros bares.

Sobre las ayudas para autónomos anunciadas por la Junta el pasado domingo, Susana, dependienta en la zapatería Sierra, de la calle Zacatín, cree que “hacen falta”, pues si no, será la ruina para muchos comercios. Sin embargo, varios de los trabajadores a los que se le ha preguntado desconfían de la llegada de los pagos o bien les parece poca la cantidad que se dará. Según Antonio Jiménez, dueño del Supermercado del juguete, “prefiero no tener ayudas y tener trabajo”, si bien ha comentado con una sonrisa gigante que “nos ha tocado la lotería ahora que hemos podido abrir”. A pesar de eso, ha habido negocios que han preferido no abrir y personas que no han salido de casa por el miedo al contagio.

Por tanto, el ambiente que se respiraba durante la mañana de este último día de noviembre ha sido bueno, con gente paseando por las calles, comprando, desayunando en la terraza de su cafetería preferida al sol y, en resumen, cerrando con mejor humor un mes que ha sido desastroso en cuanto a datos económicos y epidemiológicos.







Se el primero en comentar

Deja un comentario