El Covirán se hunde ante la presión y la ACB tendrá que esperar (57-83)

Los rojinegros entraron tarde al partido y no pudieron cortar la dinámica de un Breogán que se mantuvo sólido durante los 40 minutos

Fundacion CB Granada - Rio Breogan
La Fundación deberá intentarlo un año más | Foto: Antonio L. Juárez
Jero Camero
0

El sueño de la ACB llegaba vivo al Palacio de los Deportes. Con la eliminatoria igualada, el Covirán Granada quería celebrar con su gente el regreso a la élite tras diez años, pero no iba a resultar nada sencillo. Rio Breogán aterrizó en tierras granadinas con la inercia de haber ganado el segundo encuentro y lo aprovecharon durante el primer cuarto.

Para el momento en el que los hombres de Pablo Pin fueron capaces de ajustar la defensa, los gallegos habían conseguido 18 puntos de ventaja mediado el primer periodo. Los nubarrones comenzaban a aparecer sobre el sueño rojinegro. El acierto de Ahonen y Sollazo fue clave para los de Diego Epifanio.

Mientras, en el otro lado de la cancha, las pérdidas y los lanzamientos forzados hacían muy complicada el poder acercarse de nuevo en el marcador. Nadie parecía tener la templanza necesaria para ejecutar con confianza. Un par de buenas acciones de Edu Gatell, que regresaba tras su lesión, ponían en pie al Palacio antes de finalizar los primeros diez minutos.

Aun así la diferencia seguía sin bajar. El drama del rebote volvió con fuerza a la plantilla rojinegra. Cuando parecía que Díaz volvía a tirar de los suyos, la relajación bajo el tablero hizo que Breogán pudiera mantener su renta con solvencia. Los celestes se mantenían rondando el 50% de acierto en el tiro, unos números con los que se hacía muy complicado encontrar un hueco para la remontada.

Una vez más, Breogán tenía los mismos rebotes en ataque que el Covirán en defensa y las buenas acciones llegaban con cuentagotas. Esta vez, ni siquiera el tiro libre acompañaba a los de Pin. La sensación de impotencia atenazaba las muñecas de los jugadores rojinegros, que se veían incapaces de dejar el balón volar con confianza. El descanso llegó al Palacio y los 20 puntos de margen hacían presagiar lo peor, solo quedaba confiar en una charla milagro de Pin durante el descanso.

Pero esa reacción no llegaba. A la falta de confianza de los rojinegros se sumó el exceso de la misma de Kevin Larsen, que nada más salir del vestuario sumó un parcial de 0-6 que en la siguiente acción apostilló Ahonen con un nuevo palmeo ante la pasividad de la defensa del Covirán.

No había ni un jugador que tomara la responsabilidad cuando el balón quemaba. Alex Murphy, normalmente confiado en su lanzamiento, dejó pasar varias opciones totalmente liberado. La renta gallega continuó hasta por encima de los 30 puntos. Fue entonces cuando los rojinegros probaron a con una defensa a toda cancha que incomodó a Breogán.

La tímida reacción del Covirán ayudó a frenar un poco la sangría. Hubo que esperar hasta el último minuto del tercer cuarto para poder cantar el primer triple de Lluís Costa. Al final, un partido que se había llegado a poner con 33 puntos de desventaja, llegó al último periodo con 26 de renta.

Todo se puso en contra de los granadinos. Dos tiros liberados de Costa y Díaz se salieron de la canasta, mientras que en el otro lado del campo Salva Arco no fallaba un ‘catch and shoot’ aún con la presión de los jugadores rojinegros encimándole. La dinámica y el ‘momentum’ estaban del lado gallego.

A falta de cinco minutos para el final Breogán volvía a tener 35 puntos de margen. Lo único que le quedaba al Covirán era remar para maquillar el marcador. Durante el tramo final Pablo Pin le dio la opción a sus jugadores de despedirse del Palacio. Cada vez que uno abandonaba el parqué recibía una sonora ovación de los 1.500 aficionados presentes. Un reconocimiento a una gran temporada a la que le faltó el broche en los últimos dos encuentros.

El Covirán se vio superado en el partido de principio a fin. Toca descansar unas cuantas semanas y regresar la temporada para buscar de nuevo la posibilidad de ascender a la ACB. La última gran ovación del Palacio, con cierto aire a despedida, la recibió Alejandro Bortolussi, incombustible capitán de este Granada que terminó al borde de las lágrimas. Queda la esperanza que proporcionan unos aficionados que se quedaron hasta el último segundo con los suyos.

Ficha técnica:

Covirán Granada: Costa, Germán, Bropleh, Murphy  y Fall -quinteto inicial-. Andriassi, Bortolussi, Manu, Bressan, Díaz, Iriarte y Gatell.

Río Breogán: E. Quintela, Ahonen, Sollazzo, Kacinas y Larsen -quinteto inicial-. Díaz, Soluade, Arco, Aboubacar, S. Quintela y Cruz.

Parciales: 12-29, 17-20 -descanso-, 13-19, 15-15.

Colegiados: Enrique López, Asier Quintas y Eric Carrera.

Incidencias: Tercer y último partido de la final por el ascenso a ACB, disputado en el Palacio de los Deportes de Granada ante la presencia de 1.600 aficionados.







Se el primero en comentar

Deja un comentario