¡Que vuelvan pronto los abrazos!

Los abrazos nos humanizan, generan confianza, combaten el estrés y son medicina natural para nuestro cuerpo

abrazos
Los beneficios de los abrazos son múltiples: alegran, relajan, mejoran la autoestima | Foto: Archivo
Avatar for Joan Carles March
0

El pasado día 21 de enero fue el día Internacional del Abrazo. Cuanta falta nos hacen! Y es que los abrazos nos humanizan, generan confianza, combaten el estrés y son medicina natural para nuestro cuerpo. Este año, a causa del #Covid19 los abrazos tendremos que darlos virtuales. Sea como sea ¡ABRÁCEMONOS! leía el otro día en Twitter.

Los abrazos son absolutamente necesarios. Los abrazos expresan emociones. Los abrazos nos llenan de amor. Los abrazos sanan nuestras heridas. Los abrazos crean vínculos. Incluso hay abrazos que salvan vidas. Es que son tan reparadores. Y es que necesitamos 4 abrazos para sobrevivir, 8 para mantenernos y 12 para crecer… En realidad, podríamos vivir sin abrazos, pero sería como morir lentamente, un poco cada día. Y es que a través de los abrazos transmitimos alegría o tristeza sin necesidad de recurrir a las palabras. Y con ello nos ayuda a conseguir el equilibrio emocional al producirnos bienestar.

Los beneficios de los abrazos son múltiples: alegran, relajan, mejoran la autoestima. Abrazar es como una terapia, por lo que es importante realizar la abrazoterapia. La abrazoterapia ha brindado soluciones a problemas de pareja, o ha sanado heridas de hijos y padres que han estado distanciados. O le ha dado la posibilidad de conocer lo que es dar y recibir amor a quienes nunca fueron abrazados. La ciencia demuestra que los abrazos regulares con las personas más cercanas, incluso si son breves, pueden tener efectos especialmente positivos.

Abrazar es una poderosa manera de dar salud, pues no sólo ayuda a sobrellevar mejor las enfermedades, sino que también ayuda a combatir la soledad, la depresión, la ansiedad y el estrés. Y que nos aportan los abrazos, esos que queremos y no podemos darnos?:

1. Un incremento de la confianza
2. Una reducción de los sentimientos de enfado
3. Una mejora del estado de ánimo
4.Un incremento de la felicidad
5. Un alivio de la ansiedad
6. Una reducción del estrés
7. Una ayuda a reducir miedos
8. Una relajación de los músculos
9. Una ayuda a la comunicación
10. Un alivio de sentimientos de soledad o ira
11. Un fomento de la empatía y de la comprensión
12.Una sensación de seguridad y protección.
13.Una mejora de la autoestima.
14. Un fomento de la energía y fortaleza, promoviendo una sensación de tranquilidad.
15. Una mejora de las relaciones interpersonales.

Es importante que la comunicación tenga como aspectos de ayuda, el afecto, la comprensión y el respeto. Y en estas tres características, hablar de comunicación y afecto, es hablar de abrazos, de palabras y miradas, que juntas y bien dichas ayudan a mejorar la salud.

ABRAZOS que acompañen silencios, rescaten esperanza, ahuyenten al miedo, abriguen sentimientos, transmitan calma… Como dicen en La Mente es Marsvillosa, un abrazo no tiene la solución al problema que nos ocurre, que ni aleja o hace desaparecer lo que nos rodea, pero su magia recompone nuestras heridas, alivia nuestro sufrimiento y nos transmite que más allá de lo ocurrido, hay alguien que nos quiere y se preocupa por nosotros. Porque un abrazo sincero es amar en toda regla. Y todo porque abrazar es acariciar el alma de la otra persona y proporcionarle un refugio entre nuestros brazos. El abrazo es un excelente medio de comunicación que no necesita ser hablado ni expresado a través de las palabras. Los abrazos son momentos repletos de felicidad capaces de emocionar hasta al corazón más duro porque tienen el poder de traspasar corazas. Lo importante no es solo recibir abrazos, sino también darlos, y pedirlos si es necesario.

Por tanto, es fundamental tener en cuenta que cuando se cierra una puerta se abren solitas un montón de ventanas; que la
amabilidad puede ser la idea más revolucionaria al tener el poder transformador de las personas que llevan la sonrisa puesta y los ABRAZOS en el corazón; que es muy importante transmitir optimismo, que nos hagan reír, ya que por donde pasan quienes lo hacen mejoran el ambiente; que para mejorar la alegría de vivir conviene acercarnos, abrazarnos a ser posible, a la espera del contagio, a gente sencilla, que tiene en la bondad y la estima y el cuidado de los demás el foco; que el cuidado de las personas es la tarea más importante del mundo (y la menos valorada); que sin confianza no hay motivación, porque confiar a menudo da más fruto que vigilar; que estando de verdad, de corazón, podemos aprender y enseñar a estar; que necesitamos más esperanza; que nos conviene señalar a los “malos”, mirarles a los ojos, decirles lo que no nos gusta y no asumir que esto toca y simultáneamente ir arreglando con las manos el día a día, desde el inconformismo, con ambición y con la certeza absoluta de que es posible; que nunca es tarde para aprender a caminar, que haciendo camino somos más sinceros, más directos, más profundos; que nos seducen los optimistas currantes; que nos gusta la desobediencia inteligente; que somos más lo que hacemos que lo que decimos, somos más lo que decidimos que lo que pensamos, somos cuando actuamos y no cuando sólo reflexionamos; que es más importante admirar los valores que no los resultados y que la belleza está en la mirada, en el abrazo y no hay privilegio más hermoso que ser observado desde el amor incondicional y la alegría de vivir.

Miradas y palabras, ABRAZOS para una mejor salud.
¡Que vuelvan pronto los abrazos!







Se el primero en comentar

Deja un comentario