Antonio Moral: “Soy optimista y espero poder celebrar el Festival en verano”

El director del Festival Internacional de Música y Danza se mostró confiado en #DirectosEnRedGD ante la celebración del mismo

PANTALLAZO DIRECTO ANTONIO MORAL
Antonio Moral, en #DirectosEnRedGD | Edición de vídeo: Daniel Bayona
AvatarManuel Ruiz Pérez
0

Antonio Moral, director del Festival Internacional de Música y Danza de nuestra ciudad fue, tras Marina Heredia, el segundo invitado de nuestros #DirectosEnRedGD de este martes, donde charló distendidamente con el subdirector de GranadaDigital, Juan Prieto.

En primer lugar, afirmó estar bien, por suerte. “No lo llevo tan mal, me he adaptado a una rutina: Por las mañanas trabajamos con el Festival y luego, por la tarde, entre leer, hablar con los amigos y escuchar música, los días se van pasando bien. Se echa de menos la actividad diaria y los viajes, pero te diré que tampoco viene mal un recogimiento de estas características”, matizó el director, quien se encuentra en Madrid, aunque echa de menos “abrir la ventana de casa y ver la Alhambra; es algo impagable”.

Preguntado por cuál sería la Banda Sonora idónea para esta situación, Moral consideró que “la música de Bach, para escucharla en casa, sería inmejorable para el confinamiento; la música, a diferencia de otros artes, puede hacer mucho para que situaciones como ésta sean más llevaderas”, añadió.

Optimismo con las fechas de celebración

Tras la comparecencia de Pedro Sánchez, minutos antes de la charla con nuestro protagonista de este martes, en la que anunciaba las distintas fases para llevar a cabo la desescalada del confinamiento, el director del Festival se mostró optimista de cara a su celebración: “Creo que, a bote pronto y por lo que he oído, podríamos recuperar una parte del Festival, probablemente la de los espacios más pequeños. Evidentemente, no podríamos hacer los grandes escenarios como el Generalife o el Palacio de Carlos V, pero sí muchos de los patios de la Alhambra o de otros palacios y conventos; ahora soy más optimista de lo que era hace hora y media”, añadió.

“Otra opción podría ser empezar el Festival a primeros de julio y que lo alargáramos después, no lo sé. Nos tenemos que sentar y tenemos que ver cuál es la situación concreta. Entiendo que esta desescalada se cumplirá siempre y cuando se vayan cumpliendo los objetivos de la mejora sanitaria”, conjeturó.

¿Septiembre?

El Festival, programado a priori para celebrarse entre el 25 de junio y el 12 de julio, podría incluso retrasarse hasta el mes de septiembre. “Tenemos cuatro opciones distintas: la más complicada, hacerlo todo en tiempo y forma; la segunda, mantener fechas y reducir actuaciones; la tercera, empezar algo más tarde; y, la última opción, pasar el Festival a septiembre”, afirmó con rotundidad. “Tengo claro que es un Festival muy específico y sólo tiene sentido si se puede hacer en espacios abiertos como se ha hecho siempre desde su creación. Septiembre sería un mes perfecto, la climatología ayuda, suele ser un mes muy agradable y eso nos llevaría a empezar los conciertos ante, pero creo que, si lo podemos empezar a finales de junio o principios de julio, mejor. Hemos esperado hasta el último momento y, mientras hay vida, hay esperanza. De aquí al 20 de mayo, fecha técnica límite, se dará la información precisa de cómo se va a desarrollar según lo que nos vayan diciendo las autoridades sanitarias”.

“Se han cancelado ya algunos festivales y quedan los de otoño, que tienen buenas perspectivas, pero creo que no es necesario ponerlos todos en septiembre. Si fuera necesario, sí sería el caso del nuestro, por su naturaleza de hacerse al aire libre. No tiene sentido irnos al mes de noviembre o diciembre para hacer conciertos en iglesias y en el Auditorio Manuel de Falla. No es lo mismo un Festival como éste que lleva tantos años que otros que llevan menos tiempo o acaban de empezar”, detalló.

Modelo económico

Para Moral, los que más están sufriendo y van a sufrir esta crisis son los trabajadores del sector hostelero, turístico y de restauración, por lo que cree que “una cosa importante que nos tenemos que plantear es que Granada vive esencialmente del turismo y va a tener un problema serio porque muchos de los turistas que vienen de cualquier punto del mundo no van a venir en los meses inmediatos. Si todos los Festivales los situamos correctamente van a ayudar mucho a la hostelería, un sector que tenemos que salvaguardar, ya que buena parte de la ciudad vive gracias al turismo, la hostelería y la restauración; y ahí la cultura tiene muchísimo que decir y que aportar”, expuso.

Música y Danza

Este miércoles se celebra el Día Internacional de la Danza, algo a lo que “antes no era un gran aficionado, me empecé a aficionar tras mi paso en el Teatro Real, como me ocurrió con el Flamenco tras el paso por el Auditorio Nacional. Yo recomendaría que mañana se pusiera la gente ‘Romeo y Julieta’, la música es sensacional. Otro ballet podría ser ‘La fierecilla domada’”, subrayó.

En lo que al Festival se refiere, se congratula de que “la selección de ballet y de música en general es estupenda este año. Pablo Heras-Casado me ha dejado un Festival completamente terminado y de una calidad contrastada; por tanto, yo sentiría mucho que este Festival no se pudiera hacer, porque quiero hacerle un pequeño homenaje a Pablo y quiero que esto salga adelante”, anunció.

Con respecto a la música, dijo que le gustaba “cualquier tipo, en el más amplio espectro. Me gusta el Jazz clásico, el Flamenco, algo que he descubierto en esta última etapa de mi vida y realmente ha sido un alumbramiento, y la música de Cámara: es la destilación de la música sinfónica”, declaró.

Por último, hizo un anuncio importante de cara al Festival: “La Oda a la Alegría de Beethoven lo tenemos programado como concierto participativo y solidario como homenaje a nuestra Sanidad y a toda la gente que se ha dejado la piel por nosotros; no hay un mejor motivo para el agradecimiento y así queremos que sea”, concluyó.





Se el primero en comentar

Deja un comentario