Antiindependentista y de «centro»: así es el Prune, el primer partido musulmán en España fundado en Granada

La agrupación política, a pesar de los bulos que corren en los últimos días por las redes sociales, no se presentará a las elecciones de este 26 de mayo a la alcaldía en el municipio granadino aunque sí en otras tres localidades españolas

Rezo-musulmanes-mezquita-EP
Alrededor de 16.339 musulmanes con derecho a voto están censados en Granada | Foto: Archivo GD
Álvaro HolgadoÁlvaro Holgado
3

En Granada residen 34.422 musulmanes, según el último estudio del Observatorio Andalusí. De ellos, 16.339 tienen derecho a voto. Tomando como referencia la participación de las anteriores elecciones municipales celebradas en 2015, el número de votos es equivalente al del resultado de un partido como Ciudadanos, con cuatro concejales obtenidos. Sólo con un tercio de los mismos, estarían próximos a conseguir un asiento en el salón de plenos del consistorio.Datos, conjeturas y política ficción aparte, el improbable voto en masa por parte de este sector poblacional ha configurado uno de los bulos más comentados de esta campaña electoral.

El PRUNE, Partido Renacimiento y Unión de España, no es un partido nuevo. Se fundó en Granada allá por el año 2009 y no se presentará a la alcaldía de la capital granadina este año, al contrario de lo que ha venido circulando en las redes sociales en las últimas semanas. Tampoco en Alicante, Zaragoza o Girona, como apuntaban estas informaciones, demostradas con sólo una llamada a la sede del partido como puras ‘fake news’. El primer partido musulmán en España se presentará, de hecho, en sólo tres localidades españolas, Sevilla, Mollet del Vallés y Algeciras, con escasas opciones de conseguir representación en ellas.

La imagen construida alrededor del partido creado hace diez años por el ya fallecido Mustafá Bakkach, presidente de la Asociación de Periodistas Marroquíes y de nacionalidad española desde 2001,  dista mucho del discurso que plantean en su programa. Sólo hay que leer el discurso- manifiesto leído el día en que la agrupación política vio la luz. En él se defendía «aumentar la participación ciudadana en política, promover la justicia, la igualdad, la solidaridad y respetar la legalidad vigente y la Constitución Española, con la única diferencia de considerar el ideario hipotético del Islam, fuente de dichos principios». Un ideario que se resumen en una serie de lugares comunes del discurso político contemporáneo, pero que se ciñen a una «lectura humanista» del Corán, tal y como apunta su actual secretario general, Ismael Cuéllar.

Pasa de soslayo la imaginería occidental construida del musulmán árabe, el ‘orientalismo’ que lo llamaría el afamado académico Edward Said. «El principal problema con respecto al Islam en España es la ignorancia. Cuando alguien se afilia no preguntamos sobre sus creencias religiosas», explica Cuéllar, «la islamofobia no es un problema extendido, pero sí la desinformación sobre qué significa la religión musulmana. Cuando te pregunto qué es el Islam ¿qué piensas? Me la juego a que has pensado en un yihadista inmolándose. Mi mujer no lleva velo y parece sólo por creer en una religión tendría que llevar burka».

Pintadas en la sede del partido y amenazas de ilegalización por parte de Vox


Curiosamente, un partido más que residual como el Prune, se ha llevado parte del foco mediático en redes gracias a otro partido, que se fundó casi a la par y no dejaba de ser igual de residual hasta hace pocos meses. No es ninguna novedad que el programa Vox tiene como eje principal la defensa la defensa de un programa basado en la identidad española y la defensa de la unidad nacional. Lo que poca gente conoce es que precisamente el Prune no ceja en su empeño de dejar clara su afinidad con gran parte de su ideario. «Cuando me llaman algunos periodistas, sobre todo simpatizantes de la ultraderecha, acaban por tirar la toalla. Incluso no publican la entrevista al ver que nuestra forma de pensar no corresponde con lo que querían escuchar. Uno de ellos incluso llegó a decirme que no entendía por qué Vox quería ilegalizar nuestro partido alegando que compartimos, de hecho, muchas cosas» reflexiona entre risas el secretario general del partido.

«Queremos recuperar la ética y la moral que se ha perdido, sobre todo en nuestros jóvenes y al mismo tiempo defendemos la unidad de España, porque así viene reflejada en la constitución» incide, sin terminar de aceptar un posicionamiento en el eje izquierda-derecha. «Nosotros no nos movemos de nuestras ideas, nos identifican de una u otra ideología dependiendo de dónde tengas puesta la mirada. Defendemos la vuelta a los valores morales que se han perdido. Vivimos en una época de libertinaje. Hemos dado la mano y han cogido el brazo. Estamos creando niños que al final acaban por ser monstruos» señala.  «Al mismo tiempo somos activistas antidesahucios y es un lema que tenemos, familia desahuciada, familia alojada, pero también abogamos por ser claros contra las acciones políticas de los independentistas. Somos el centro».

La amalgama de ideas en el discurso del líder nacional del Prune se ve frenada por la violencia recibida en los últimos meses en las pocas sedes municipales existentes. Las amenazas son constantes por parte de los grupos de ultraderecha. «Hace poco en una de nuestras sedes en Castilla La Mancha, apareció una pintada que decía «moros fuera», al día siguiente nos reunimos en una jornada de convivencia con los vecinos del vecinos del barrio y dijimos ¿Por qué hacéis esto? Es sólo una cuestión de desconocimiento» insiste Cuéllar.

A pesar de todo, el partido liderado por Santiago Abascal reclama que no puedan presentarse a los comicios tal y como ya ocurrió en 2015 por diferentes razones, en principio meramente administrativas. La Junta Electoral echaba hacia atrás las listas del Prune en Ceuta, donde el 43% de la población es musulmana, por no cumplir con las reglas de paridad en la candidatura, al no aparecer una sola mujer hasta el número 11 de la lista. Desde entonces en silencio, sólo el surgimiento de la fuerza política ultranacionalista española ha vuelto a darles visibilidad.

El voto musulmán, un voto al alza

Los ciudadanos árabes afincados en Granada cuentan casi en un 50% con nacionalidad española y, por tanto, con derecho a voto | Foto: Dani Bayona

Si Granada es una buena fotografía de la importancia que va cobrando en España el voto musulmán, a nivel nacional el crecimiento del mismo es exponencial. Casi un millón de votantes de esta religión tienen derecho a voto estas elecciones. Desde el Prune apuntan que es algo que conocen y tienen en cuenta, aunque se definen como un movimiento de base. «Queremos defender a los desamparados de cada municipio, conocer la situación específica de cada lugar. Nos presentamos a las municipales porque las generales, como su propio nombre indica, generalizan» señala Cuéllar. Su meta, a medio plazo, es demostrar que saben hacer política, que las representación institucional conseguida sirva como aval en un futuro. «Está claro que Granada es y será un lugar fundamental» indica.

El objetivo, a pesar de que las posibilidades de sacar concejal se ciñen al municipio de Algeciras, es establecerse en lugares clave, donde pisen suelo sólido y dar el salto a las grandes capitales. «Nacimos en Granada y sólo hace falta dar el salto con mucha paciencia y un buen trabajo con el que presentarnos en sociedad», destaca el secretario general del partido musulman. Las aspiraciones del Prune, en sus inicios, eran altas. «Espero que en 20 años podamos aspirar a tener alcaldías e incluso algún ministerio, y en 30, tener el honor de que uno de nuestros afiliados sea presidente del Gobierno» contaba en su presentación Mustafa Bakkach. Ahora sueñan, tras una década de existencia, con dar la campanada este próximo domingo y celebrar su primer gran éxito como partido político.



Comentarios

3 comentarios en “Antiindependentista y de «centro»: así es el Prune, el primer partido musulmán en España fundado en Granada

  1. Seguro que luego hay algún cristiano que lo vota..

  2. La quimioterapia para este partido es Vox según esta noticia

  3. Pues llegué a plantearme votarles. Pero si se declaran abiertamente anti-independentistas… conmigo que no cuenten. El odio hacia los musulmanes de la gente de vox me empuja a decidirme por los partidos catalanes. Si quieren seguir viviendo en la época del cid y de los reyes católicos allá ellos.

Deja un comentario