Año y medio de prisión por estafar 15.000 euros a un ex jugador del Granada CF

El futbolista le pagó en 2014 ese dinero como inversor para un presunto negocio rentable con el que obtendría unos grandes beneficios

Edificio de la audiencia TSJA en Granada
La Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha ratificado el fallo de la Audiencia provincial de Granada | Foto: Antonio L. Juárez / Archivo
Patricia Vázquez
0

La Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha ratificado la condena a un año y medio de cárcel para un empresario de Barcelona que estafó más de 15.000 euros a un ex jugador del Granada CF.

Todo ocurrió en 2014 cuando el futbolista le pagó ese dinero como inversor para un presunto “negocio rentable” con el que obtendría “de manera rápida” unos “grandes beneficios”. Algo que no ocurrió así, por lo que el acusado A. M. debería haber devuelto el dinero a J. G., aunque nunca llegó a hacerlo.

Por eso, el ex jugador del Granada CF lo llevó a juicio y la Audiencia provincial de Granada impuso, en julio del año pasado, la pena de un año y medio de prisión para el procesado, que en 2011 era administrador único de una agencia de comunicación catalana dedicada a la producción y edición de suplementos de prensa y revistas científicas, que “nunca estuvo operativa”, según se desprende de la sentencia a la que ha tenido acceso GranadaDigital. De hecho, dentro de esta actividad creó una una primera página web “que resultó un fracaso”.

Según continúa indicando el texto, como no tenía solvencia, creó otro proyecto digital en el que las empresas se publicitaría pagando a cambio un canon. Se trataba de un “canal de información y comunicación” dirigido a dar a conocer a nivel internacional los progresos científicos, tecnológicos y empresariales de las localidades españolas.

Usando su “don de palabra y gran capacidad de seducción”, el acusado publicó un anuncio en internet que captó la atención de J. G., ex futbolista profesional que trabajaba en el Granada CF, que llegó a viajar a Barcelona para conocerlo y le hizo dos transferencias de 3.000 euros el 31 de diciembre de 2014, y otra de 12.000 euros el 5 de enero de 2015.

Al darse cuenta de la estafa, J. G. denunció al A. M. que interpuso un recurso contra la pena impuesta por la Audiencia provincial y que ahora ha desestimado el TSJA. Según las alegaciones del acusado, durante el juicio no se probó la actividad empresarial de éste “no eran imaginables la evolución positiva de la empresa y la obtención de ganancias”.

Un fallo que puede ser aún recurrido ante el Tribunal Supremo, a pesar de que el titular del alto tribunal andaluz considera en sus conclusiones que “los magistrados de la Sección Segunda valoraron las pruebas de modo correcto, lógico y fundamentado”. De no ser así, el procesado deberá devolver al deportista los 15.000 euros, pues “ni el contrato se firmó, ni J.G. accedió a entregar más dinero a aquel”.







Se el primero en comentar

Deja un comentario