El ángel de la guarda de los mayores de Albuñán

Todas las tardes, Braulio, el alguacil, anima con música desde su coche a los niños y a los mayores del municipio

FOTO--Albuñán
Vehículo del alguacil de Albuñán con el que recorre las calles | Foto y edición de vídeo: Javier Gea
Patricia VázquezPatricia Vázquez
0

Albuñán es un pequeño municipio de la comarca de Guadix. Su origen viene de la Edad Media y fue una antigua alquería árabe, en la que vivían familias que se dedicaban al cultivo de cereales. Tras la reconquista de los Reyes Católicos, colonos de diferentes partes de España comenzaron a construir sus viviendas aquí. Pero de eso hace ya muchos años.

Hoy en día apenas tiene 400 habitantes. Allí no ha llegado el Covid-19. Y menos mal porque la mayoría son personas de más de 70 años, cuyos hijos viven y trabajan fuera del pueblo. Tampoco hay Policía Local ni Nacional. Así que durante estos días en los que nadie debe salir de sus casas, estos mayores no tienen quien les ayude a hacer las compras o quien les haga algo de compañía.

Sin embargo, hasta esta localidad sí que ha llegado un “ángel de la guarda” como lo llaman sus vecinos. Se trata de Braulio, el alguacil. Un hombre que todos los días a la misma hora se pasea con su vehículo particular por las calles del pueblo. Le ha instalado unos altavoces y, haga frío o calor, llueva o salga el sol, él anima a sus vecinos con música y con mensajes de ánimo desde su coche.

Una iniciativa que hace que tanto los mayores como los pocos niños que viven en el pueblo lleven mejor estos días de confinamiento. Sin faltar un solo día, recorre los 10 kilómetros que separan Guadix, donde vive, de Albuñán fuera de su horario laboral para “ayudar a todos los vecinos que necesiten algo y evitar que se contagien con el virus”, comenta Jessica, una albuñanera que se ha puesto en contacto con GranadaDigital para rendirle un homenaje “más pequeño del que se merece”.

“Desde que empezó el estado de alarma y el confinamiento, Braulio les hace todo tipo de encargos a los mayores para que no salgan a la calle. Les deja las bolsas en la puerta para que tengan contacto con él. A los niños les pide que les hagan dibujos para que se entretengan. Y, además, todas las tardes a la misma hora niños y mayores esperamos que pase el ansiado ‘coche de la música’ que nos ameniza este confinamiento tan largo”, explica orgullosa esta vecina.

Una vecina se prepara para salir de casa

Pero no son los únicos que se han volcado con esta pequeña localidad de la provincia granadina. Un matrimonio residente en Guadix ha donado también 30 pantallas y 200 mascarillas de forma totalmente altruista para seguir protegiendo a estos vecinos y que el coronavirus sea solo una anécdota más de la historia de este pueblo que contar algún día a sus nietos.





Se el primero en comentar

Deja un comentario