“En ampliar el Metro no vamos a tardar diez años, eso seguro”

Antonio Granados, delegado de Fomento y Cultura de la Junta en Granada, repasa su primer año de gestión a GranadaDigital

ENTREVISTA ANTONIO GRANADOS GD - Dani B 14
Antonio Granados, durante la entrevista concedida a GranadaDigital | Fotos y vídeo: Dani Bayona
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

Ha trabajado en la Administración central, ha sido diputado provincial y también concejal en el Ayuntamiento de Granada. Le faltaba actuar en el ámbito autonómico y desde hace un año eso dejó de ser una asignatura pendiente. Antonio Granados, un histórico del Partido Popular de Granada, está al frente de la delegación provincial de Fomento, Cultura, Vivienda y Ordenación del Patrimonio, probablemente una de las más amplias y con seguridad la que más presupuesto maneja. Habla como una ametralladora, porque no quiere dejarse fuera ninguno de los proyectos que maneja, que son muchos, y dialogar con él deja la impresión de que se ha metido toda la provincia en la cabeza.

Pregunta: ¿Qué balance hace de este primer año de gestión?

R: Muy positivo, ilusionante, con muchas ganas de trabajar. Ahora mismo vengo por ejemplo del inicio de las obras del Maristán. Es un año de compromisos que estaban adquiridos y se hacen realidad. Estamos trabajando con mucha dificultad, porque esta administración es enorme y no la conocía, pero la calidad de los trabajadores es altísima, la colaboración de los técnicos también, y con ese impulso hemos conseguido un grado de ejecución de presupuesto altísimo y muchos logros.

P: Habla del Maristán, un proyecto largamente postergado. Y como ése hay varios

R: Treinta y tres años ha estado parado. Ahora hemos impulsado ese proyecto, que se le había olvidado a la administración, y con el esfuerzo de todos, empezando por nuestra consejera Marifrán Carazo, hemos pasado de dos arquitectos y un aparejador a cuatro arquitectos y dos aparejadores. En Fomento tenemos muchos así: el Cierre del Anillo, que ya trabajamos en un proyecto; el puente de Don Fadrique, que es una demanda histórico; el puente de Benamaurel, en una carretera en la que no se invertía desde hace veinte años y que se hundió entre otras cosas por la falta de mantenimiento. O el de Órgiva, que es del año 1930 y corría riesgo de caerse. Todas son obras que ya están en funcionamiento.

P: ¿Cultura es la delegación más apetecible y Fomento es bailar con la más fea?

R: Son complementarias. Fomento tiene vinculada Ordenación del Territorio, que es un terreno que como abogado me fascina. Y Cultura, desde Patrimonio Histórico, tiene también una importancia porque ayuda a mantener nuestro paisaje, nuestra historia. En Cultura, hay que tener en cuenta que la Junta no es la Diputación ni el Ayuntamiento. Debe participar en todas las actividades que tenga pero preservando su competencia. Estamos en numerosos proyectos, somos los que más aportamos en el Festival de Música, estamos en el Centro Lorca, hemos ayudado a la Orquesta Ciudad de Granada con una aportación extraordinaria de 495.000 euros para que tuviera viabilidad. Fomento también es muy bonito. Es duro, porque tenemos la circunstancia de que aquí nieva y hay puertos de montaña y había que apostar por el mantenimiento de carreteras. Por eso se han sacado nuevos contratos, porque faltaban medios técnicos para actuar. El quitanieves dinámico que había tiene cuarenta años. Tenemos una provincia con Sierra Nevada, con el Puerto de la Mora, que cuando se corta tiene sólo una alternativa por Iznalloz-Darro, y luego hay otro puerto complicado que es el de la Ragua. Fomento también tiene viviendas, tiene rehabilitación, como la de Santa Adela, que se va a continuar y cuya filosofía se adapta a otras provincias. Tiene transportes, que va desde vehículos peligrosos y camiones hasta el Metro o los más de 1.600 kilómetros de carreteras que hay que mantener. La singularidad de Granada es impresionante por su orografía, y además es una zona con movimientos sísmicos. Aquí estamos trabajando 16 horas al día, incluidos fines de semana, porque necesitamos tiempo para modular nuestro territorio, porque Granada era una de las cenicientas de Andalucía, porque en Granada se da el fenómeno de la España vaciada, porque hay que buscar cosas de muy diverso estilo, como puestos de atraque en Almuñécar, porque tienes que hacer todo con respeto a la sostenibilidad, porque Granada tiene un entorno diferente a otras capitales, con un Área Metropolitana amplia y con mucha gente que no puede tardar hora y media en desplazarse a su trabajo.

P: ¿Apoya sin fisuras la Capitalidad Cultural de Granada para 2031? ¿Qué le parece la irrupción de Jerez en esta carrera?

R: Nuestra implicación, ya lo dijo la consejera Patricia del Pozo, es total. La capitalidad no es sólo tener muchos actos culturales ese año, sino un cambio del modelo productivo, del concepto de ciudad. Se trata también de incluir muchas infraestructuras que estaban olvidadas… Es un proyecto serio y del que se lleva hablando aquí desde hace años. Con el máximo respeto a otras opciones que se quieran presentar, hay un compromiso firme de que Granada será la ciudad por la que la Junta luchará y la que tendrá como referencia. Ayuntamiento y Junta vamos de la mano.

P: ¿Existe el riesgo de ser demasiado ambicioso y que pase como en el Milenio, que al final no se hizo casi nada?

R: La política la entiendo como hacer posible lo imposible. Hay muchas actuaciones históricas que hay que impulsar y estamos impulsando. Como el Maristán, vuelvo a poner el mismo ejemplo. Están el cierre del anillo, la carretera de Moraleda de Zafayona, el puente de Huétor Tájar…

P: O sea, la capitalidad será una percha donde colgar un montón de proyectos pendientes…

R: Sí, una percha donde cargar todo eso, como también se puede cargar el acelerador de partículas, un elemento muy importante para cambiar el concepto de desarrollo y de producción para la ciudad de Granada. Además, desde la industria cultural se puede dinamizar una ciudad que vive del turismo. No sólo de la Alhambra. También apostamos por el Museo Arqueológico o por el Teatro Alhambra, que tiene una altísima calidad, ofrece espectáculos de primer nivel y es una apuesta por la creatividad andaluza. O el Centro Lorca. Con la capitalidad se hace una apuesta por cambiar las vías de comunicación, por el desarrollo, por una ciudad más sostenible y cómoda para vivir y, a la vez, apostar por nuestras señas de identidad.

El delegado de Fomento y Cultura convesa con Manu Bayona, director de GranadaDigital.

P: ¿Tiene la sensación de que Granada ha perdido pujanza en el ámbito cultural frente a otras ciudades en los últimos años?

R: Granada tiene elementos únicos, como el Festival de Música, que es una referencia en España. Hemos tenido, eso sí, una deriva en la OCG, porque se ha llegado a un punto en que los músicos estaban centrados en si se pagaban o no las partituras, si cobraban o no… En el Centro Lorca también hubo desencuentros entre administraciones, se pusieron chinitas en el camino. Granada tiene que tener productos de calidad, porque siempre ha sido creativa. Granada, por poner otro ejemplo, es la ciudad de las bandas de rock, que tienen que tener su propio espacio.

P: ¿Se va a hacer el llamado Espacio Escénico?

R: Trabajamos en eso. Es un espacio cedido a la Junta pero que la Junta no llegó a recibir porque no se llevó al Consejo de Gobierno. Cuando lo tengamos, hay que valorar las cosas. El espacio hay que dotarlo de contenido, no puede ser como un aeropuerto en el que no aterriza nadie. Tendremos que hablar del procedimiento para darle una calidad musical importante.

P: Para que funcione, además de la programación, es fundamental el mantenimiento y eso, al ser muy costoso, posiblemente tendría que pasar por el patrocinio privado. ¿Podría derivar eso al final en su privatización?

R: El patrocinio debe ser público y privado. Debemos intentar optimizar los recursos y hacer un espacio habitable y que conviva con otros sitios como el Auditorio Manuel de Falla. No creo que haya tal riesgo. En Granada lo que se quiere es tener un referente cultural y ese espacio escénico puede serlo, pero con los pies en el suelo, porque es una infraestructura de millones de euros y hay que verlo todo. Estamos dándole forma, hemos puesto ya una pequeña aportación presupuestaria para hacer algo sostenible.

P: ¿Qué opina del Milnoff, el festival flamenco que va a ponerse en marcha este año?

R: Todo lo que aspira a ser un referente nacional que ponga en valor el gran patrimonio que es la creatividad de los granadinos me parece fantástico. Eso tiene que cohabitar con otras cosas, como un festival de teatro clásico amateur, por ejemplo. Vamos a apoyar el Milnoff. Recuerdo además, por cierto, que en Granada está la zambra, que es única. Tenemos que ser valedores de nuestras cosas importantes.

P: Unas infraestructuras pendientes desde hace tiempo son las carreteras llamadas vías de alta capacidad o VAUS. ¿Se harán?

R: Trabajamos en la reformulación de las VAUS, que estaban previstas en el Potaug de 1999. Estaban recogidas diez y la única que está hecha es un tramo en Pulianas. Estamos trabajando en otra, se está viendo una tercera y, en general, analizando unas inversiones muy potentes.

Otro momento de la entrevista, desarrollada en la sede central de la Junta en Granada.

P: ¿Y la Ronda Este?

R: Con el Cierre Anillo o la Ronda Este había un problema porque se planteó de forma que afectaba la zona de Jesús del Valle, a las cercanías del Sacromonte y al perímetro de la Alhambra. Trabajamos en una reformulación del proyecto y en una alternativa. Lo que sí garantizamos que lo que se haga será muy respetuoso con la sostenibilidad, el medio ambiente y el patrimonio.

P: Ya que menciona eso: ¿el teleférico a la Sierra es sostenible y compatible medio ambiente?

R: Se está analizando. Fue un proyecto con muchas trabas, entre ellas administrativas, que acabó en un procedimiento judicial. Es un asunto en el que hay que valorarlo todo, porque no podemos negar que hay atascos en Sierra Nevada, una carretera de alta montaña con sus circunstancias y a la que acceden a veces a la misma hora miles de coches. El teleférico puede ser una alternativa impulsada por la iniciativa privada en la que las administraciones pueden ayudar. Fomento está en tantas actuaciones… Se me ocurren inversiones muy potentes en Zafarraya, en La Alpujarra o en los Ventorros de San José, donde tuvimos que parar la obra porque era un proyecto de diez millones que se quedó en seis a martillazos y se adjudicó por cinco. Pero ya estamos en marcha con eso también y esperamos que las obras puedan empezar en agosto. Si nos damos cuenta, las necesidades de la provincia son muchísimas y estamos ahí en todas, como en el Plan de Carreteras 2020-2030, que incluye una gran inversión en conservación de las carreteras, que estaban muy deterioradas, incluida la A-92. Estaban olvidadas.

P: ¿Cómo será el futuro del Metro: se ampliará hacia otros pueblos, por el centro de Granada o por los dos lados?

R: Eso se está estudiando también. Hay que ser rigurosos y cuando se presenta un proyecto, debe estar avalado por informes técnicos. Hemos hecho un estudio de viabilidad, que no lo había, para ver si se ampliaba por el norte, por el sur o por el centro de la ciudad. Lo que sí podemos garantizar es que no vamos a tardar diez años en hacer la obra, como sucedió antes.

P: ¿Sería un éxito por el centro?

R: El metro es un éxito y va subiendo cada día el número de viajeros. Si se amplía por el centro, iría como un tiro. Así lo creo. Pero el Metro también incluye actuaciones para quitar coches del centro, apostar por los carriles-bici que unan municipios… El Metro es viable, por supuesto con una subvención que es necesaria, porque el beneficio que traslada es menos coches, menos contaminación y más satisfacción de los ciudadanos. Eso también es importante.







Se el primero en comentar

Deja un comentario