La Alhambra a través del cristal de todo un siglo

Ángel Luis Guerrero regresa con sus instantáneas calcadas de lugares emblemáticos de Granada, esta vez emula una foto que Otto Wunderlich hizo en 1920

La Alhambra en 1920 y en 2020, fotografías de Otto Wunderlich y Ángel Luis Guerrero
A la izquierda, la imagen de Otto Wunderlich; a la derecha, la de Ángel Luis Guerrero. | Fotos: A. L. Guerrero
Miguel López RiveraMiguel López Rivera
0

Entre la imagen de la izquierda y la de derecha hay un siglo exacto de diferencia. Otto Wunderlich, fotógrafo alemán por afición que convirtió su pasión en su oficio, apretó el disparador en 1920. Y 100 años más tarde, Ángel Luis Guerrero buscó el mismo plano, la misma posición y la misma maravilla para repetirla con diez décadas de diferencia.

Guerrero ya se asomó al Corral del Carbón 109 años después de que lo hiciera Rafael Garzón, y esta vez emula una instantánea de la Alhambra Wunderlich, quien llegó a España en 1917 procedente de su Stuttgart natal y diez años después abrió un estudio en Madrid que ha dejado un legado infinito de imágenes.

Este granadino apasionado de la imagen fija explica que en esta vista desde el Paseo de los Tristes llama poderosamente la atención la desaparición del Carmen del Granadillo. Una construcción que data del siglo XVII y que fue derribado en 1960 después de ser declarado en ruinas tras un incendio. Esta construcción fue usada en la época como vestuario para artistas en la Feria del Corpus. También se echa en falta en el paisaje el Molino del Rey Chico.

“En la Torre de Comares se puede apreciar cómo antes tenía tres ventanas y ahora cinco, pero cuando Torres Balbás hizo esa restauración sus motivos tendría. Yo tengo plena confianza en este restaurador y que lo que hizo lo efectuó con grandes conocimientos y estudios de la Alhambra en su origen”, apunta Guerrero, quien pide para él un “reconocimiento especial por lo que hizo por la recuperación de la monumentalidad granadina”.

El detalle más destacado es la fachada del mexuar a la derecha de Comares. Tenía dos pisos en 1920, pero esos dos pisos están desde la época de Carlos V, ya que él los mandó construir tanto para sus habitaciones, como para la Tribunal Real. “Aquí intervino otra vez Balbás, que lo devolvió a su estado nazarí”, concluye.





Se el primero en comentar

Deja un comentario