El Albaicín se vuelca con una yincana educativa y lúdica para mejorar el conocimiento del barrio

Las pruebas de destreza e ingenio del próximo domingo combinan juegos tradicionales con nuevas tecnologías, anuncia el concejal Manuel Olivares

albaicin
Imagen del barrio del Albaicín | Foto: Antonio L. Juárez
GabineteGabinete
0

El Albaicín se ha volcado con la yincana educativa, formativa y lúdica que pretende recuperar, mejorar el conocimiento del barrio y descubrir nuevos espacios. Desde la Agencia Albaicín, que dirige el concejal de Turismo, Manuel Olivares, hasta la asociación de vecinos, residentes de la zona y el Festival Gravite han colaborado para esta peculiar iniciativa.

‘El misterio de los chavicos perdidos’ es el tema propuesto para el desarrollo de las pruebas de destreza e ingenio del próximo domingo. Esta yincana combinará juegos tradicionales con nuevas tecnologías y redes sociales, ha anunciado Olivares durante la presentación de la misma.

Los participantes en la yincana albaicinera, que empezará a las 10:00 horas en plaza Nueva y finalizará a las 12:00 horas en el Peso de la Harina, deberán hacer un recorrido por el barrio a partir de seis localizaciones anotadas en un plano si quieren recuperar los chavicos perdidos. El juego se plantea a partir del trayecto y vivencias que hace un siglo protagonizó una niña real del Albaicín, Conchita Cuesta.

La buena acogida dispensada a esta iniciativa ha llevado a la organización a aumentar de 50 a 60 el máximo de participantes, 18 familias. Los jugadores de este viaje en el tiempo, pero de la mano de las nuevas tecnologías, deberán llevar teléfono móvil porque algunas de las pistas han de encontrarlas on line y deberán descargar el mapa y consultar la atractiva página creada al efecto: www.diarioalbayzinera.com.

La cibernovela por entregas Diario de una Albayzinera 1920, creada por Margarita Marín, nieta del personaje de la yincana, vecina del barrio y animadora sociocultural, está en el origen de la recreación, programada coincidiendo con la festividad de San Cecilio.







Se el primero en comentar

Deja un comentario