Agricultores y ganaderos lo dicen alto y claro: “Sin campo no hay vida”

La masiva manifestación reúne en Granada a unas 15.000 personas, de ellas 750 subidas en sus tractores

Tractorada y manifestación de los agricultores de la provincia de Granada
Tractores a su paso por Gran Vía | Foto: Antonio L. Juárez | Vídeo: Javier Gea
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

Entre 15.000 y 20.000 agricultores y ganaderos llegados desde toda la provincia han secundado este miércoles 19 de febrero la manifestación convocada por diversas organizaciones del sector, como Asaja, COAG o UPA, para defender precios justos y soluciones a unos problemas que, aseguran, les hacen imposible vivir del campo. Y como recaba una de las centenares de pancartas exhibidas durante la marcha, “Sin campo no hay vida”. Ese dato de participación lo dieron los convocantes, mientras que la subdelegación del Gobierno en Granada rebajó esa estimación hasta los 10.000.

No había sólo manifestantes a pie. Les secundaron otros 750 compañeros que hicieron el recorrido, entre la Avenida Joaquina Eguaras y la rotonda de Neptuno, subidos en sus tractores, máquinas con las que arrancaron esta madrugada desde puntos como Iznalloz, Pinos Puente, Padul o Santa Fe.

En la cabecera, una enorme pancarta proclamaba el lema de la convocatoria: “Granada, precios justos para nuestros agricultores y ganaderos”. Delante, desde la megafonía de una furgoneta que abría camino, se escuchaban fragmentos del tema Se acabó, de María Jiménez, que teniendo en cuenta el hartazgo y la “situación límite” por la que los protagonistas de la jornada aseguran pasar se antoja adecuada. Los altavoces lanzaban consignas como “La agricultura no es el problema, es la solución”, y pequeños discursos, más elaborados, en los que se hacía patente la queja del campo porque sus costes “se multiplican mientras los precios se derrumban”.

Detrás de esa cabecera, la multitud. Personas llegadas de Montefrío, de Láchar, de Salar, de Freila y de pueblos tan pequeños o más. Exhibiendo pancartas, haciendo sonar el silbato y portando, muchos de ellos, banderas españolas y andaluzas. Pasada la marea humana, como doscientos metros más atrás, los tractores, también adornados para la ocasión con carteles reivindicativos.

Tractores en la Avenida de la Constitución | Foto: G.O.

No eran los protagonistas del día, pero abundaron los políticos. Algunos, como la alcaldesa de Motril, Luisa García Chamorro, desde la primera fila. Otros no participaron pero salieron a saludar y dar su apoyo. La primera, en la puerta de su oficina, la delegada de Agricultura de la Junta, María José Martín. Más tarde, al paso por la Normal, sede central de la administración autonómica, lo hizo su máximo responsable, Pablo García. Y después, cuando llegaron a la altura de la Plaza del Carmen, lo hizo el alcalde, Luis Salvador, que de hecho hasta se sumó a la marcha. Todos los principales partidos políticos han dado su apoyo a la manifestación, lo que a más de uno le hará preguntarse que, si hay tanta unidad al respecto, por qué no se adoptan soluciones de inmediato.

El delegado de la Junta, Pablo García, saluda al dirigente de la Unión de Pequeños Agricultores Nicolás Chica | Foto: G.O.

 

La delegada de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía en Granada, María José Martín, ha pedido al Gobierno central que negocie “esa Política Agraria Común (PAC) para el beneficio de Andalucía y de Granada, que modifique la Ley de Calidad Alimentaria para que los agricultores tengan unos precios justos”.

En declaraciones a Europa Press instantes antes de comenzar la manifestación, Martín ha recordado que el Ejecutivo nacional es quien tiene el 99 por ciento de las competencias en agricultura y ganadería y, por tanto, “es quien tiene que sentarse a negociar”.

“Hoy los protagonistas son los agricultores, las más de 50.000 familias que hay detrás de ellos en Granada y que lo que piden son unos precios justos para que en nuestros pueblos esa agricultura siga existiendo y pueda ser un motor de desarrollo y de generación de empleo”, ha remarcado la delegada.

Martín ha comentado que desde la Junta de Andalucía “vamos a estar apoyando estas reivindicaciones” porque, “cada uno dentro de sus competencias tiene un papel fundamental, y hoy queríamos estar aquí dando ese apoyo”.

“Somos una comunidad que es la despensa de Europa, con productos de una altísima calidad y lo justo es que ellos puedan vivir del trabajo y de la entrega que realizan día a día”

La delegada ha destacado que la gran parte de los municipios agricultores y ganaderos de Granada son “una parte del pulmón, del oxígeno de nuestra provincia”, y cree que por ello “nuestra obligación estar aquí”.

Por otra parte, los representantes de las organizaciones agrarias y ganaderas convocantes de la manifestación han sido recibidos por el delegado de la Junta en Granada, Pablo García, coincidiendo el paso de la movilización por la sede de la Junta de Andalucía en Granada. García ha asegurado el apoyo de la administración autonómica al creer que “son unas reclamaciones justas que esta haciendo la gente del campo”.

“Granada vive del campo, vive de la agricultura, y tenemos que ayudar a un sector que produce, genera empleo, crea riqueza. Y este tiene que contar con el apoyo del sector regional”, ha destacado.

El delegado ha pedido al Gobierno nacional que sean “sensibles” a las reivindicaciones de agricultores y ganaderos y ha remarcado que todas las instituciones “tienen que ayudar a que el campo salga adelante, porque es necesario para el futuro de Granada y de Andalucía”.

Sin incidencias durante la manifestación por Granada capital

Sin incidencias, los numerosísimos representantes de unos gremios que dan ocupación a más de 50.000 personas en la provincia de Granada fueron haciendo su camino, bajando por Recogidas hasta alcanzar el Camino de Ronda. Podría decirse que era la penúltima parada de su ruta y allí algunos aprovecharon para hacer una sentada que no paralizó el tráfico por la sencilla razón de que ya lo estaba. Como en otros muchos puntos de una ciudad que ayer tuvo a sus policías locales trabajando a destajo para evitar el colapso circulatorio. Pese a todo se produjeron problemas, claro. Era inevitable.

La cabecera llegó a la rotonda de Neptuno pocos minutos después de las dos de la tarde. Algunos quisieron seguir más allá y cortaron la circunvalación. A todos los que venían detrás les quedaba todavía un buen trecho. De hecho, a esa hora todavía había un montón de tractores en Constitución. Después, tocaba volver a los autobuses, aparcados en el recinto ferial de Almanjáyar, o hacer el camino de vuelta en tractor hasta sus puntos de origen. El madrugón fue de los gordos y la jornada, muy intensa. Los agricultores y ganaderos esperan que, por lo menos, haya servido de algo.



Se el primero en comentar

Deja un comentario