Caer al vacío a 200 por hora y otras actividades para granadinos aventureros

La provincia ofrece un repertorio variado de actividades para los más arriesgados, como vuelo en parapente, descenso de cañones o escalada

globo-aerostatico-pixabay
Globo aerostático sobrevolando un campo | Foto: Archivo GD
María Soldevilla MéndezMaría Soldevilla Méndez
0

Granada, con todas las ventajas que le presta la naturaleza, es la ciudad perfecta para aquellos aventureros que disfrutan del aire libre en todas sus vertientes. Es el sitio idóneo para irse de tapas y cañas, de acuerdo, pero también lo es para aprovechar los días soleados, como estos últimos del año, acompañados de la adrenalina, el aire puro y el silencio.

Deportes aéreos

De Granada al cielo, dicen algunos. Pero, ¿Por qué no Granada desde el cielo? Es una ciudad con tanto por ver que, a veces, simplemente andando resulta muy difícil apreciar su inmensidad y riqueza. Para poder admirar lo heterogéneo y diverso que tiene por ofrecer la provincia, quizá sea necesario verla con distancia y perspectiva. Por ello, la ciudad cuenta con distintos deportes aéreos para aquél que quiera verla desde lo más alto, como se merece.

Dimensión aérea

Volar sobre la Alhambra en aviones de última generación y conducidos por pilotos expertos, en eso consiste esta experiencia. La actividad ofrece tres rutas: Granada monumental, Costa Tropical y Desiertos de Guadix. Cada una de ellas tiene sus propios encantos y ofrece un punto de vista muy diferente de la provincia, por lo que no hay porqué decantarse por una en concreto. La duración es de 30, 60 y 90 minutos respectivamente y la base se encuentra en el Aeropuerto de Granada.

Globo aerostático

Al amanecer, con el sonido de los pájaros dando la bienvenida al día y sol asomando, es el momento en el que se hacen los vuelos turísticos en globo. La duración del vuelo depende de la meteorología y la orografía, aunque aproximadamente es de una hora. Tras el aterrizaje se reparte un diploma a los pasajeros y se les invita a desayunar.

Vuelos en parapente

En Sierra Nevada no solo se esquía, sino que también se vuela. Los aficionados al vuelo libre, ala delta o parapente, eligen a Granada como uno de sus destinos favoritos debido a las excelentes condiciones que ofrece la provincia. Una de las zonas de despegue es Sierra Nevada, desde donde se emprende un viaje surcando el cielo y con aterrizaje en lugares de la Costa Tropical como La Herradura, Otívar, Peña Escrita, Sierra de Lújar o Cerro Gordo-Cañuelo.
También se puede volar en parapente en Almuñécar, Cenes de la Vega o Belicena.

Paracaidismo

Caer durante 30 segundos al vacío tiene su encanto para muchos, al igual que saltar a 3000 metros de altura a una velocidad de 200 kilómetros por hora mientras observas Sierra Nevada o África

Descenso de cañones

Por muy soleados que vengan estos días, muy pocos tienen el valor de bañarse en pleno diciembre granadino. Pero, de todos modos, practicar el descenso de cañones en las aguas cristalinas color esmeralda de Río Verde es una actividad que hay que guardar como pendiente y no olvidarla. Este río conforma una frontera natural entre Málaga y Granada y está repleto de fuertes desniveles para los más aventureros, como toboganes, pozas o saltos de agua. Se puede recorrer tanto nadando como practicando escalada, durando en total entre tres y cinco horas.

Escalada

Sin moverse de Granada está posibilidad de escalar la cima de la Península Ibérica Sierra, el pico Mulhacén. La temporada de verano, cuando el frío afloja y la nieve disminuye, es el momento perfecto para realizar excursiones por Sierra Nevada. Quienes quieran ir hasta lo más alto deben hacerlo a pie, aunque existen dos sistemas que facilitan el acceso hasta los 3000 metros de altura: el Servicio de Interpretación de Altas Cumbres y los remontes de la estación de esquí.





Se el primero en comentar

Deja un comentario