Acepta ocho años y medio de prisión por intentar matar al hombre que frustró su robo en Baza

La Fiscalía solicitaba inicialmente para él un total de doce años y siete meses de cárcel por disparar con una escopeta prohibida a la víctima, la cual perdió la pierna izquierda

Audiencia de Granada | Foto: Archivo GD
Europa PressEuropa Press
0

El hombre de 30 años que iba a ser juzgado este lunes en la Audiencia de Granada por intentar matar a un joven que se enfrentó a él para evitar que robara a una amiga en una calle de Baza (Granada) ha reconocido los hechos y ha aceptado una pena de ocho años y medio de prisión por delitos de tentativa de homicidio, intento de robo con violencia e intimidación y tenencia ilícita de armas.

La Fiscalía solicitaba inicialmente para él un total de doce años y siete meses de cárcel por disparar con una escopeta prohibida a la víctima, la cual perdió la pierna izquierda. No obstante, un acuerdo de conformidad entre el Ministerio Público, la defensa y la acusación particular ha evitado que el juicio llegue a celebrarse.

Los hechos ocurrieron sobre las 1,45 horas del 30 de diciembre de 2017, cuando el procesado, provisto de una escopeta de cañones y culata recortados que había modificado previamente, abordó a una mujer mientras caminaba por una calle de Baza con un grupo de amigos.

Le “agarró de la chaqueta” y, exhibiéndole el arma, le dijo que le diera la cartera. Uno de los amigos de la mujer acudió en su auxilio, momento en el que el acusado dio un disparo al aire para “amedrentar a los allí presentes”.

Luego, con “ánimo de acabar con la vida” de este hombre, le “apuntó” al pecho. Éste le dio en el brazo “para que bajara la escopeta” y en ese momento el acusado efectuó un segundo disparo que impactó en la pierna izquierda” de la víctima, tras lo cual huyó del lugar sin perpetrar el robo. Fue detenido luego por agentes de la Policía Local.

“Las medidas terapéuticas adoptadas fueron indispensables para salvar la vida del lesionado”, al que hubo de amputarle la pierna izquierda por encima de la rodilla.

El acusado, de República Dominicana y en situación irregular en España, ha reconocido los hechos y ha aceptado cumplir una pena de ocho años y medio de cárcel. La pena podrá ser sustituida por la expulsión del territorio nacional “una vez alcance el tercer grado penitenciario”.



Se el primero en comentar

Deja un comentario