Investigan a un conductor que abandonó la A-44 tras un accidente en sentido contrario por la autovía

Dejó a una persona herida grave y a dos vehículos con daños de consideración

Guardia civil granada 01
Vehículo de la Guardia Civil | Foto: Javier Gea
GabineteGabinete
0

La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial en calidad de investigado a un vecino de Armilla, un individuo de 45 años con antecedentes policiales, como presunto autor de un delito de abandono de lugar del accidente y de un delito de conducción temeraria, después de que provocara un accidente en la A-44 y abandonara el lugar conduciendo en sentido contrario por la autovía.

El accidente se produjo durante la madrugada del pasado día 17 de octubre. El investigado se incorporó a la autovía por la salida de Armilla, a la altura del kilómetro 134, sin respetar la preferencia del vehículo que en ese momento circulaba por el carril derecho y chocó lateralmente contra él, lo que provocó que este vehículo, a su vez, chocara con un tercero. Los vehículos de las víctimas quedaron muy dañados y uno de los conductores, a la vez, herido de gravedad.

El investigado, al ver el accidente que había provocado, hizo un cambio de dirección y por el mismo carril de incorporación a la autovía por el que inmediatamente antes transitaba, huyó en dirección a Armilla, conduciendo en sentido contrario al de la circulación y poniendo en peligro la vida de las personas que se cruzaron con él.

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Granada se hizo cargo del accidente y de instruir las diligencias oportunas; el herido fue evacuado al hospital y los dos vehículos retirados de la autovía, mientras que el equipo de investigación de Tráfico se encargó de localizar al conductor huido con una única pista: la marca y el modelo del coche que provocó el accidente.

Después de muchas pesquisas, los agentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Granada averiguaron que el vehículo sospechoso pertenecía a un vecino de Armilla. Localizaron el vehículo y comprobaron que el lateral izquierdo estaba dañado a consecuencia del accidente y que tenía restos de pintura del mismo color que el vehículo al que golpeó. El investigado acabó reconociendo a la Guardia Civil que él había provocado el accidente.



Se el primero en comentar

Deja un comentario