Jueves, 23 Marzo, 2017

Zepeda, Premio Planeta, recrea el crimen organizado y la esclavitud sexual en la Marbella de lujo

Zepeda ha dicho que Jesús Gil y Gil logró convertir Marbella es una mundo con anacrónicas costumbres, profesionalizadas como jamás se había visto y llevadas a extremos: "El tráfico de personas tiene un nivel de globalización y profesionalismo del que carecían"



image_print

El ganador del XLIII Premio Planeta de Novela, Jorge Zepeda Patterson por el libro ‘Milena o el fémur más bello del mundo’, ha explicado en rueda de prensa tras la proclamación del premio que su historia, que trata de ser universal y dar los mecanismos de cómo se construyen las canalladas, recrea las entrañas del crimen organizado y la esclavitud sexual en las altas esferas de Marbella.

“La historia de Milena da cuenta de historias muy bravas y muy complicadas” por parte de una chica que sale a los 16 años de Croacia, y lo único que quiere es que cuando muera los chicos no jueguen con su fémur a espadazos, ya que vive detrás del cementerio y todos los días cruza este lugar y ve cómo los niños han sacado huesos para jugar.

“En esta búsqueda acaba siendo presa del crimen organizado y de la esclavitud sexual”, ha comentado el autor, que aunque ha avisado que la historia puede parecer negra y deprimente, se convierte en un relato de amor y supervivencia, con lo que ésta tendrá que hacer para sobrevivir.

La protagonista terminará en Marbella tejiendo una relación con hombres de poder, y “se verá obligada a profundizar en el tejido, las fobias y filias y cómo pulsan los hombres de poder”, ha expresado, hasta que ésta comienza a atesorar los secretos que le permitirán ver un punto de luz al final, gracias a que en el camino también encontrará amigos que la ayudarán.

En la Marbella recreada operan las mafias rusas y los jeques árabes, y Milena pertenece a la élite más alta de la prostitución de una zona de lujo: “La novela es una indagación de qué está pasando en esta zona, con seres humanos a los que les toca ser herederos de ese mundo construido por Gil y Gil, que no se ha ido del todo”.

Zepeda ha dicho que Jesús Gil y Gil logró convertir Marbella es una mundo con anacrónicas costumbres, profesionalizadas como jamás se había visto y llevadas a extremos: “El tráfico de personas tiene un nivel de globalización y profesionalismo del que carecían”.

A la protagonista de este libro “le cuesta aceptar que tiene acceso a la felicidad y a la esperanza”, y vivirá un camino algo complicado, en el que la lealtad pasará por experiencias que le demostrarán que el amor se compra con dinero.

RINCONES OSCUROS

“Guardando las proporciones, pertenezco a la estirpe de periodistas como Roberto Saviano, Pérez Reverte y Stieg Larsson”, ya que todos han sentido que hay rincones oscuros de la realidad que la ficción es capaz de retratar mejor, y que están relacionados con las entrañas de poder.

Para éste, las experiencias de la vida que hay que retratar “empiezan a ser tan inverosímiles que parece que ya no hay un relato o crónica que pueda seguir dando hechos que una y otra vez rompen los criterios de la tolerancia y la sensibilidad”.

Sin embargo, ha descartado que sea una novela sobre la realidad mexicana para ir más allá, y decir que “la canallesca es universal porque los temas de corrupción cruzan latitudes”; y ha apuntado que los hombres de poder no se consideran corruptos.

Ha puesto como ejemplo algunos de la vida pública española que se han visto en las últimas semanas: “Cuando se miran al espejo no dicen : ‘¡Carajo! ¡Qué corrupto soy!”.

El autor ha avisado de que hay una asimilación y de que todo el mundo se considera alguien decente: “Dirán: ‘Yo sólo metía en las tarjetas 20.000 euros, cualquier otro habría metido 200.000. Yo soy un hombre de provecho'”; por lo que cruza fenómenos como comprar a una mujer en contra de su voluntad y convencerse a sí mismo de ser un tipo decente y regresar a dormir a su casa una y otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *