Miércoles, 15 Agosto, 2018

            

Yoshinori Ohsumi, galardonado con el Nobel de Medicina 2016

Ha descubierto los mecanismos que subyacen en la autofagia, un proceso fundamental en la degradación y reciclaje de los componentes celulares

YOSHINORI OHSUMI | FOTO: TOKYO INSTITUTE OF TECHNOLOGY
E.P.


image_print

Yoshinori Ohsumi ha sido galardonado este lunes con el Premio Nobel de Medicina 2016 por “descubrir y aclarar los mecanismos que subyacen en la autofagia, un proceso fundamental en la degradación y reciclaje de los componentes celulares”, según ha anunciado el Instituto Karolinska.

Oshumi nació en 1945 en Fukuoka en Japón, doctorado por la Universidad de Tokio en 1974, pasó tres años en la Universidad Rockefeller, Nueva York, EEUU, y regresó a la Universidad de Tokio, donde estableció su grupo de investigación en 1988. Desde 2009 es profesor en el Instituto de Tecnología de Tokio.

El concepto de autofagia surgió durante la década de 1960, cuando los investigadores observaron por primera vez que las células tienen la capacidad de destruirse mediante el uso de unas membranas – que son vesículas en forma de saco y son denominadas autofagosomas, que eran transportadas a un compartimiento de reciclaje, llamados el lisosoma, para su degradación.

Las dificultades en el estudio de este fenómeno mostraron que se sabía poco hasta que, en una serie de brillantes experimentos en la década de 1990, Yoshinori Oshumi utilizara levadura para identificar los genes esenciales para la autofagia. A continuación, pasó a dilucidar los mecanismos subyacentes de la autofagia en la levadura y mostró que la maquinaria sofisticada en su desarrollo es similar a la que utilizan nuestras células.

Los descubrimientos de Oshumi condujeron a un nuevo paradigma en la comprensión de cómo la célula recicla su contenido. Sus descubrimientos abren el camino para la comprensión de la importancia fundamental de la autofagia en muchos procesos fisiológicos, tales como en la adaptación a la inanición o la respuesta a la infección. Las mutaciones en los genes autofagia pueden causar la enfermedad, y el proceso de autofagia está involucrado en una serie de condiciones como el cáncer y enfermedades neurológicas.

Yoshinori Oshumi había trabajado en diversas áreas de investigación, pero al establecer su propio laboratorio en 1988, centró sus esfuerzos en la degradación de proteínas en la vacuola, un orgánulo que corresponde a los lisosomas en células humanas. Las células de levadura son relativamente fáciles de estudiar y, por lo tanto, a menudo se utilizan como modelo para las células humanas. Son particularmente útiles para la identificación de genes que son importantes en las vías celulares complejos.

¿CÓMO LLEGÓ AL DESCUBRIMIENTO?

Pero Oshumi se enfrentó a un reto importante, células de levadura son pequeñas y sus estructuras internas no se distinguen fácilmente bajo el microscopio y, por lo tanto, no estaba seguro de si la autofagia existiría en este organismo. Oshumi razonó que si pudiera perturbar el proceso de degradación en la vacuola, mientras que el proceso de autofagia estaba activo, entonces los autofagosomas deben acumularse dentro de la vacuola y se hacen visibles bajo el microscopio.

Por lo tanto, cultivó la levadura mutante que carece de las enzimas de degradación vacuolar y al mismo tiempo estimula la autofagia por hambre las células. Los resultados fueron sorprendentes, ya que, en cuestión de horas, las vacuolas se llenan de pequeñas vesículas que no habían sido degradados. Las vesículas eran autofagosomas y el experimento de Oshumi demostró que existe autofagia en células de levadura. Pero aún más importante, que ahora tenía un método para identificar y caracterizar los genes clave involucrados en este proceso. Oshumi publicó los resultados en 1992.

La autofagia ha demostrado ser un mecanismo esencial para las células. Pronto se hizo evidente que los mecanismos prácticamente idénticos operan en el ser humano y que, gracias a su trabajo, las herramientas de investigación necesarias para investigar la importancia de la autofagia en los seres humanos ya estaban disponibles.

Gracias a Oshumi y otros que siguieron sus pasos, ahora se sabe que la autofagia puede proporcionar con rapidez energía para la renovación de los componentes celulares, y por lo tanto es esencial para la respuesta celular a la inanición y otros tipos de estrés.

Después de la infección, la autofagia puede eliminar la invasión de bacterias y virus intracelulares. La autofagia contribuye al desarrollo embrionario y la diferenciación celular. Las células también utilizan la autofagia para eliminar las proteínas y órganos dañados, un mecanismo de control de calidad que es fundamental para contrarrestar las consecuencias negativas del envejecimiento.

Las mutaciones en los genes en la autofagia pueden causar enfermedad genética, estas alteraciones se han relacionado con el cáncer. Una intensa investigación está en curso para desarrollar fármacos que puedan dirigirse a la autofagia en diversas enfermedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.