Jueves, 14 Diciembre, 2017

            

Yo emaileo, tú emaileas, él emailea

Imagen ilustrativa
Soporte Unancor


image_print

Hoy día necesitamos una cuenta de email para casi todo y a la hora de elegir email, aunque no es un asunto especialmente complicado, sí que hay que tener algunas consideraciones para que el email se ajuste al uso que se le vaya a dar.

CONSIDERACIONES PRÁCTICAS

Cada vez sucede menos porque ya llevamos 25 años utilizando el correo electrónico, pero al principio, cuando no se sabía muy bien para qué iba a servir el email, se utilizaban nombres como fantasmillakk o manololoco o nosoynadie y claro, cuando había que dar ese email en entornos más o menos serios, como una universidad, o un banco, o una compañía de teléfonos, pues quedaba fatal utilizar esos nombres.

Así que la primera consideración práctica es elegir nombres lo más neutrales posibles que puedan servir en cualquier entorno. En la informática de hace 30 años había que acortarlo todo porque los sistemas operativos no permitían nombres largos y el precio de la memoria (discos duros y chips) era caro. Pero ahora no hay ningún problema en utilizar un email como manuelrodriguezperez. Es más, es recomendable que sea así.

Hay que elegir también con qué compañía dar de alta la cuenta de email. En la actualidad existen miles de proveedores de correo electrónico, pero sin duda los más populares son Gmail y Hotmail.

GMAIL

Para crear una cuenta en Gmail hay que acceder al sitio y rellenar los datos personales para, a continuación, iniciar sesión en Gmail. Gmail pertenece a Google y al darte de alta no solo tendrás una cuenta de correo gmail, sino que tendrás acceso a otras aplicaciones de Google tales como Drive o Maps.

Al crear una cuenta de correo en gmail.com se accede inmediatamente a la bandeja de entrada, que es donde se va a visualizar la lista de los mensajes recibidos. Crear correo consiste en redactar mensajes nuevos. Verás un botón rojo y grande en la parte izquierda de la pantalla. Crear cuenta de email hoy en día es equivalente a lo que antes era tener teléfono fijo, que aunque sigue existiendo, se ha visto superado por multitud de nuevos canales de comunicación.

HOTMAIL

El otro proveedor famoso de cuentas de email es Hotmail de Microsoft. Aunque siguen manteniendo su nombre original, en realidad el producto actual se llama Outlook.com. De todas formas, al igual que en Gmail, el inicio de sesión en hotmail.com es el primer paso para comenzar a utilizarlo. Una vez que se rellenan los datos del inicio de sesión en Hotmail (que es lo mismo que iniciar sesión en Outlook), aparece la bandeja de entrada, igual que en Gmail. La diferencia fundamental es que Outlook tiene una aplicación de escritorio con un formato parecido al de la web y Gmail no tiene aplicación de escritorio.

Aunque no lo hemos mencionado antes, registrarse gratis en Gmail es exactamente igual que registrarse gratis en Hormail. Ambos incluyen publicidad en la versión gratuita y ambos tienen una versión de pago sin publicidad. De igual forma, registrarse en hotmail es lo mismo que registrarse en outlook. Y aunque se sigue diciendo “crear correo de Hotmail“, en realidad ya todo está bajo el nombre de Outlook.

LO MÁS IMPORTANTE

Hoy por hoy, casi todos los proveedores ofrecen servicios muy parecidos, pero podríamos decir que las características más importantes que diferencian a un buen proveedor de uno menos bueno, son la capacidad del buzón y la facilidad para configurar la misma cuenta en distintos dispositivos.

Si algún proveedor te ofrece menos de 500 MB (medio Giga) de capacidad es que no es de este mundo. Hay proveedores que no tienen límite buzón, como Hotmail y otros que ofrecen algunos Gigas, como por ejemplo Gmail que ofrece 15 GB.

El mejor servicio que puede ofrecer un proveedor de correo electrónico es tener automatizada la configuración en distintos dispositivos, de manera que baste darle la dirección de email al móvil o a la tablet y el proveedor le envíe todos los parámetros de configuración para enviar y recibir correo sincronizadamente con los demás dispositivos. No es que no se pueda configurar manualmente, pero es bastante farragoso entrar a configurar puertos y protocolos de seguridad SSL, por ejemplo.

Y por cierto, la RAE todavía no ha incluido el verbo emailear en su diccionario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *