Martes, 28 Marzo, 2017

Vlog, las nuevas telenovelas

No se trata de una falta de ortografía es una novedad en Youtube

Vlog


image_print

En España hay muy poca cultura Youtuber, pero ya muchos sabemos que La moda es y está en YouTube. Poco a poco esta forma de ver algo en una pantalla similar a ver televisión se va haciendo un hueco muy grande entre el público. YouTube te permite ver lo que quieres en el momento que lo deseas. Sin más. El contenido es de lo más variopinto. No solo encontramos producciones caseras del tipo gatito que hace monerías, sino de todo lo que podamos imaginar. Y, también con muchas clases de calidades.

Pero de las cosas que veo que más aceptación están teniendo en YouTube son los Vlog. Fenómeno que por otro lado tampoco es absolutamente nuevo. Ya conocíamos los Blog. Veamos sucintamente la diferencia.

Los Blog son escritos generalmente. Tipo entradas, con estructura de artículo, que muchos subían a la red, en plataformas gratuitas como por ejemplo Blogger, que te ofrecen la oportunidad de crear y personalizar tu propio blog y subir a él, todo tipo de contenidos con posibilidad de inserción de fotos, vídeos, enlaces y mil cosas más que lo enriquezcan y lo hagan más atractivo. Un Blog, es como una página web personal en donde volcamos lo que más nos apetece o interese comunicar al mundo. Los que hacen blog son bloggers que trasmiten en forma de texto.

Un Vlog, suelen ser video blog. Los hacen personas (vloggers) que en vez de transmitir en textos, transmiten mediante sus grabaciones. Son videos, que particulares suben a la red en un canal propio de YouTube y, en los que por regla general cuentan su vida. Seamos más exactos; graban su vida.
Si, así es. Suelen llevar una cámara encima, y nos enseñan sus actividades diarias, ya sea ir al súper, pasear con sus hijos, asistir a fiestas, ir al trabajo etc. Hay vidas mas entretenidas que otras, claro está.
Existen vloggers, que ya eran figuras consolidadas en YouTube por tener otro canal, normalmente, el originario, que debido al éxito de ese primer canal, se animaron a hacer un segundo y a veces un tercer canal, con esta temática.

La edición de estos vídeos es mínima, pues lo que en ellos se aprecia y se busca, es la espontaneidad, la cotidianeidad. En ellos no se suele hacer publicidad de nada, aunque siempre hay excepciones, y suelen ser absolutamente monetizables. Son un trabajo ciertamente, porque suelen subirse de forma diaria y eso es una dedicación que no muchos saben valorar. La duración es perfecta, unos quince minutos de media, por lo que pueden seguir a varios vloggers sin que ello te quite media vida en tiempo. El protagonista puede ser un tipo con una vida de lo más glamurosa, pero eso no le asegura seguidores. Hay chicas y chicos absolutamente desconocidos que tienen miles de suscripciones. De Lo que se trata es de la química, del feeling que se establezca entre el vlogger y el consumidor de los mismos. Que esa persona te llegue, que puedas identificarte con ella, que te guste, en definitiva.
Los vlogger también pueden llamarse youtubers, pero el youtuber, suele subir contenidos a su canal sobre alguna temática en concreto, mientras que si el youtuber hace vlog, además de ser youtuber es vlogger.

Así pues ya somos muchos los que tenemos nuestros vloggers favoritos y seguimos sus vidas como si de telenovelas sin guión se tratasen.
Vamos como dice mi abuela; todo está inventado, y esto es más viejo que el hambre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *