Miércoles, 26 Julio, 2017

            

Villafranca, salpicada por la investigación de las audioguías de la Alhambra

La directora del Patronato fue llamada ayer a declarar, en calidad de detenida, y quedó en libertad sin cargos

Villafranca en una rueda de prensa a comienzos de semana | Foto: Carlos Gil


image_print

La Alhambra vuelve a ser el foco de atención de la actualidad granadina. Esta vez por un motivo diferente a los tan “traídos y llevados” dos euros de su entrada. La directora del Patronato, María del Mar Villafranca, fue llamada a declarar, ayer, en calidad de detenida por una supuesta malversación de fondos en el caso de las audioguías de la Alhambra.

La detención se enmarca dentro de la investigación que la Unidad de Delitos Económicos de la Policía Nacional está desarrollando en relación a la adjudicación, en 2007, del servicio de audioguías a la empresa GTP, un contrato que la propia responsable ha asegurado “que puede tener incidencias pero nunca de carácter penal”.

En este sentido, en una comparecencia sin preguntas, Villafranca reiteró ante los medios congregados la “limpieza, transparencia y sentido de la responsabilidad” con la que siempre se ha trabajado en la Alhambra. Por ese motivo, la directora defendió su actuación y la de su equipo al frente del monumento a la par que ha asegurado sentirse “conculcada en sus derechos constitucionales” tras la actuación de la Policía Nacional: “no ha sido una actuación correcta”, ya que ha asegurado que iban sin saber muy bien “a qué”.

Villafranca puso de manifiesto que no existe auto de la Fiscalía y que hasta el momento, este caso no está siendo juzgado por un juez. De llegar a ser así y estar ella imputada, la directora del Patronato hizo hincapié en que pondría su cargo a disposición de sus superiores: “por encima de todo está mi inocencia”, ha asegurado Villafranca, quien en estos momentos está en libertad sin cargos.

Junto a Villafranca también han comparecido en calidad de detenidos Victoria Chamorro y José Visedo, altos cargos de la dirección de la Alhambra.

INVESTIGACIÓN DE LAS AUDIOGUÍAS

El caso que investiga la Unidad de Delitos Económicos de la Policía Nacional a petición de la Fiscalía de Granada se remonta al 2007, año en el que se adjudicó el servicio de audioguías de la Alhambra a la empresa GTP. En aquel momento, la empresa adjudicataría ganó el concurso ofreciendo pagar al Patronato una cuota de 77.000 anuales, una cuantía a la que habría que sumar el 47 por ciento de las ganancias de la empresa. No obstante y tras la resolución del concurso en favor de esta empresa, las condiciones variaron y esa cuota anual pasó a ser de 30.000 euros anuales mientras que los beneficios que debería ceder pasaron al 15 por ciento.

A pesar de esta situación, la Alhambra prorrogó el contrato de adjudicación a GTP en 2011, ante unas irregularidades que podrían conllevar delitos de tráfico de influencias, apropiación indebida, contable, malversación y prevaricación.

La Fiscalía advierte de que, aunque poco antes de que venciera el primer contrato, ya el patronato había reclamado importantes deudas al contratista, esto mismo podría suponer admitir que la empresa “no era una buena gestora, y a pesar de ello se renueva el contrato”.

La investigación están siendo llevada a cabo por el Grupo de Delitos Económicos de la Policía Judicial de Granada, y en el desarrollo de la misma le puede llevar a concluir que la concesión partió de una “licitación irregular”, de ahí que se pueda establecer el posible “tráfico de influencias” de Villafranca.

EL EMPRESARIO DE LAS AUDIOGUIAS

Por su parte, desde la empresa GTP se asegura que el pago siempre se efectuó de manera “correcta”, y que lo que aparecía en el contrato firmado tras el concurso fue un “error de transcripción que se subsanó”.

El adjudicatario señaló en su momento, que desconocía si la Agencia Tributaria lo había denunciado ante la Fiscalía de Granada, al igual que tampoco tenía noticias de ser investigado por la Policía Nacional ante un posible fraude en el concurso y la gestión de las audioguías.

De momento, la investigación continúa en marcha. Y parece que será un proceso largo y complejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *