Lunes, 24 Julio, 2017

            

Vídeonoticia: El ‘ecosistema’ de Los Cármenes

Los negocios y bares de los alrededores del 'Nuevo Los Cármenes' viven su particular ‘Liga’ mientras el Granada CF está disputando un encuentro. El fútbol aquí pasa a un segundo plano.

Información: David Sánchez & Román Callejón // Vídeo: Román Callejón // Foto: Álex Cámara


image_print

Que el fútbol mueve masas es ampliamente sabido, pero cómo y adónde las mueve es otra cuestión. Una media de 15.000 personas pasan por el estadio municipal ‘Nuevo Los Cármenes’ por partido y no todos van directamente al estadio. Muchos de ellos se acercan a las inmediaciones del campo momentos antes de que empiece el encuentro para vivir el ambiente previo al partido, de lo que se benefician los bares y negocios de los aledaños del estadio.

La cosa cambia cuando el partido da comienzo, la gente corre para ocupar su localidad, los bares quedan casi desiertos. Según los dueños de los negocios, sí que es beneficioso para ellos cada vez que el Granada CF juega en casa, pero “quien se queda en los bares de la zona a ver el partido es porque no ha podido conseguir entrada. La gente prefiere ver el fútbol dentro del estadio”.

En eso parecen coincidir todos los comerciantes entrevistados: “A no ser que sea Madrid o Barça, que el campo está lleno, la gente prefiere verlo en directo” -comenta José, dueño del Bar Sur. En la misma línea nos habla el encargado de otro de los bares de la zona, La Almudena: “No se quedan aquí. Aquí se queda el que no ha conseguido entrada por cualquier circunstancia”.

Por tanto, queda claro que el devenir del club repercute de manera directa en la prosperidad de estos comercios, y que hay una serie de factores que ayudan o perjudican a su viabilidad. “Influye al 100%” -sentencia José Luis, dueño del Bar El Córner. En su caso, se trata ya del segundo bar que regenta en los aledaños del estadio.

Prácticamente todos los establecimientos cuentan con la suscripción a las plataformas de pago para poder ofrecer los partidos por televisión, en especial cuando el equipo juega fuera, aunque algunos consideran que el factor casa influye y otros no. “Cuando juega en casa es más importante, por el desplazamiento de aficionados” -apunta Gaspar, dueño del bar homónimo; mientras que Malek, camarero del Castillo Viejo, no lo ve así: “No, eso no influye. Si juega en casa la gente viene una hora antes y luego cuando acaba. Si juega fuera, tenemos clientela fija, vienen a verlo aquí para estar a gusto”.

Otro de los factores que pone de acuerdo a prácticamente la totalidad de los hosteleros es el hecho de que sea el primer equipo o el filial el que juegue su partido: “Se nota la diferencia de un Granada B al Primera. Se nota bastante” -señala José Luis. Gaspar va más allá, y asegura que “el ‘B’ tiene que atraer a la gente con los resultados; el equipo está arriba, pero se empezará a notar más cuando vengan el Cádiz, el Albacete, etc.”.

Tampoco podemos olvidar que la actual situación económica no ayuda mucho a que la gente consuma y de vida al cinturón de negocios que rodea el centro neurálgico de la pasión futbolísitca local, por lo que algunos comentan la importancia del precio de las entradas, desde perspectivas diferentes: “El problema está en que si la entrada vale más cara, la gente sigue entrando igual, pero a la salida gasta menos en los bares” -afirma José Luis. Sin embargo, Malek analiza la repercusión del precio de las entradas del filial: “La entrada es barata, es casi gratis, y están en Segunda ‘B’ y ganando, por lo que hay más gente. Si dejan al Granada ‘B’ seguir jugando aquí (Los Cármenes), nos viene genial”.

Al término del encuentro, la gente sale en masa del estadio y las calles vuelven a ser ocupadas por el público del Granada CF. Sin embargo, la asistencia a los bares a la salida del espectáculo es condicionada por el resultado del encuentro. Según el papel del primer equipo y el nivel de satisfacción con el que se marche la gente, así serán sus ganas de consumir y gastar. “Cuando gana el Granada viene más gente, pero si el equipo no lo hace bien, hay menos. Cuanto mejor jueguen y más goles, más gente” -asegura Malek. Sin embargo, otros -como Gaspar- creen que no influye: “Las ventas son buenas si hay partido, se gane o se pierda. Sólo es importante que haya partido”.

LA ETERNA GUERRA DE LOS HORARIOS

Curioso es el caso de Curro, dueño del Café-Bar Palacios, que es el único que no aprovecha el tirón del primer equipo para abrir su negocio. Como buen abonado, los sábados por la tarde y los domingos cierra, para poder ver a su Granada. Sin embargo, hoy en día no se puede asegurar que por librar esos dos días se pueda ver al equipo, pues cada vez los horarios de la Liga de Fútbol Profesional y los dichosos derechos televisivos crean un desconcierto y un caos mayor en cuanto a las fechas de partido.

Lógicamente, los empresarios que se benefician de la vida y la actualidad que rodea al club, no se muestran muy ilusionados al hablar sobre los partidos en semana: “Antes, en Segunda División ‘B’, cuando tenías los partidos siempre a las 5 de la tarde del domingo, la gente se hacía al horario del fútbol. Ahora es es bueno porque es Primera División, pero son menos buenos los partidos entre semana. Baja la asistencia de entrada de público, y baja la asistencia a los bares porque al día siguiente tienen que hacer cosas”.

Prácticamente de forma idéntica lo ve José Luis: “Influye al 100%, porque entre semana la gente trabaja, y después se van directos a casa. Tenían que quitar eso”. Malek, por su parte, lo tiene claro y -si por él fuera- no habría discusión ninguna sobre los horarios: “Lo mejor es el viernes y el sábado entre las seis y las ocho”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *