Viernes, 26 Mayo, 2017

(VÍDEO) Dani Benítez, increpado durante el entrenamiento en Armilla

Al final de la sesión, varios aficionados ovacionaron también al jugador balear que, según 'As' dio positivo por cocaína tras el encuentro entre el Granada y el Betis

Jaime Martín/ Manuel Herrera


image_print

Dani Benítez ha sido la gran atracción del entrenamiento que ha realizado esta tarde el Granada en la Ciudad Deportiva de Armilla. El futbolista mallorquín ha aparecido en dos ocasiones, siempre encapuchado y envuelto en una llamativa sudadera amarilla. En primera instancia, el protagonista de la actualidad del Granada, tras anunciarse su presunto positivo por cocaína, ha recorrido los metros que separan el vestuario de la zona de los fiseoterapeutas y el gimnasio mientras varios aficionados le recriminaban que diese la cara y que no se escondiese.

Posteriormente, a eso de las ocho de la tarde, Dani Benítez ha abandonado de forma definitiva las dependencias de la Ciudad Deportiva acompañado de un familiar. En este caso, el futbolista mallorquín ha vuelto a recibir algunos abucheos, pero también ha podido sentir el calor que le brindaban algunos seguidores, que le han aplaudido mientras se dirigía hacia su vehículo.

Por su parte, los aún compañeros de Dani Benítez se han ejercitado sobre el césped natural del campo de Armilla en un ambiente distendido, aparentemente ajenos de la polvareda levantada por el presunto positivo del jugador balear. De hecho, al final de una sesión que se ha prolongado hasta las siete y media, varios de ellos se han parado con los aficionados que poblaban las gradas para firmar diversos autógrafos y camisetas.

Ninguno de ellos ha realizado ninguna declaración. Tampoco Lucas Alcaraz, que se ha metido en el vestuario tras recorrer la distancia que le separaba de la estancia con un gesto de seriedad y de preocupación.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Los aficionados no le incriminan, simplemente uno de ellos no sabe quién es por llevar gorro y dice “¿Quién es ese? ¡No te tapes, quítate el gorro!”, para así poder identificar al jugador que salía de vestuarios. Probablemente el aficionado en ese momento no sabía nada del caso de dopaje.

  2. El aficionado no le recrimina nada, tan sólo dice “¿Quién es ese? ¡No te tapes, quítate el gorro!”, con la intención de poder así identificar al jugador que salía de vestuarios. Probablemente en ese momento ese aficionado ni sabía lo del caso de dopaje.