Miércoles, 13 Diciembre, 2017

            

Victoria de los Leones ante unos Corsarios que vienen pisando fuerte

.El partido finalizó con un 30-06 en el marcador, pero en el campo se vieron momentos dónde los malagueños mostraron sus ganas de poner su nombre en el mapa

Un momento del partido | Gabinete
Gabinete


image_print

Más intenso de lo esperado fue el encuentro en Maracena, unos combativos Corsairs ponen contra las cuerdas al ataque granadino, que aunque consigue la victoria, no logra alcanzar el juego vistoso de la temporada pasada.

Todo apuntaba a que la tarea de los de Fco Javier García “Ochoa” era cuadrar las jugadas, darle marcha al engranaje de ataque y defensa y que el partido estaría decidido, pues enfrente tenían a un equipo en su debut, que a pesar de sus ganas y compromiso, no dejaba de ser eso, un equipo nuevo. Nada más lejos de la realidad, si bien los Lions lograron llevarse el encuentro y realizar los ajustes necesarios, especialmente en defensa, la sensación no fue la misma. Por un lado les costó encadenar con eficacia buenas acciones ofensivas evitando cometer errores y retrasos por faltas técnicas y los de Málaga demostraron que eran un equipo a tener en cuenta, mostrando un juego, rápido (jugaron todo el partido sin hacer uso del huddle), intenso y con más versatilidad de la esperada.

Se realizaba el sorteo, con la moneda en la mano el ya conocido referee andaluz Alfredo Mattei, Lions gana el sorteo y decide comenzar atacando, por lo que elige recibir. El pateo de Corsairs no es muy largo y Lions lleva la bola hasta la yarda 35.

El primer ataque de Lions no planteó dudas, encadenó varias jugadas tanto terrestres como aéreas y cruzando el campo acabó por marcar Diego García “Yeyo” #7. La conversión por parte de Antonio Martínez #11 “Tato” era buena, y los locales se adelantaban con un 07-00 en el marcador.

Le tocaba el turno a los malagueños, tras un kick off que llegaba a las endzone gracias a una buena patada de Tato #11, los visitantes comenzaban el primer ataque de su historia desde la yarda 25. Varios errores en la ejecución facilitaron a la defensa granadina, más experimentada, su trabajo, terminando el dive cediendo la pelota a los leones. A pesar de ello, mostraban un juego rápido, que no dejaba casi tiempo a la defensa para colocarse, lo que supondría durante toda la primera parte un quebradero de cabeza para la defensa granadina.

En el siguiente dive del ataque de Lions, se comenzaron a ver los errores que lastrarían durante todo el partido, malas alineaciones, retrasos en el juego o faltas innecesarias comenzaron a aparecer en un partido dónde el objetivo era hacer encajar las diferentes piezas de cada escuadra, por su parte los de Málaga lograban recuperar el balón gracias a un fumble recuperado por Miguel Ángel Cañadas #77.

El punto de inflexión del ataque de Corsairs fue el siguiente dive, dónde tras perder yardas en cada intento y sufrir el acoso de un Navarrete #88 intratable, finalizaron cometiendo un safety fruto de la gran presión de la línea defensiva de Lions.

Tras varios ataques infructuosos de ambos equipos, que normalmente terminaban con un turnover (en este partido llegamos a la decena), ambos equipos llegaron al segundo cuarto con las cartas sobre la mesa y un marcador de 09-00 para los de Maracena.

En el segundo cuarto pudimos ver como ambos equipos comenzaban a sacar su repertorio de jugadas, mostrando un juego más vistoso pero de nuevo cargado de fallos. A pesar de ello, Lions, que había comenzado bien pero que tenía dificultades para hilar varias jugadas exitosas, vió en Jose Carlos Carranza #83, su vía de escape, que gracias dos increíbles recepciones se cruzaba el campo entero y dejaba el balón a tiro de Touchdown. Yeyo #7 sería el encargado de transformar la oportunidad gracias a una rápida carrera interna, y Tato haría lo propio con el extrapoint (no falló ninguna patada en todo el partido), lo que alejaba a los de Ochoa en el marcador aportando un poco de tranquilidad a la grada.

Cuando los Corsairs aún estaban analizando la jugada anterior, de nuevo una carrera, esta vez externa, permitía a Yeyo #7 sumar 6 puntos más al marcador, que con la conversión, sumaban 23 puntos a favor de Lions.

Pero los malagueñas no se amedrentaron, y tras varios intentos tanto con carreras externas e internas y varios pases cortos, Daniel Reyes #12 logró sumar sus primeros 6 puntos al marcador visitante. En la conversión optaron por realizar una jugada buscando sumar dos puntos para acortar distancias con los granadinos, aunque esta vez la defensa de Lions si se mantuvo correctamente y logró parar su avance.

Con el marcador de 23-06 los equipos se iban al vestuario, la sensación era agridulce, a pesar de la ventaja que habían conseguido el juego no estaba siendo fluido, y la defensa no lograba adaptarse al rápido juego de los malagueños.

Tras las respectivas charlas de los entrenadores, los equipos volvieron al terreno de juego, la segunda parte tendría otro matiz, pues la defensa granadina comenzaba a mostrar un juego mucho más contundente, sin fisuras, y que obligaba por primera vez en el encuentro a realizar punts al equipo contrario. El ataque por su lado trabajaría todo el playbook, incluyendo además a todo el equipo de Quarterbacks, incluido a Jose Gijón #10 el QB junior del equipo granadino, que si bien no logró ninguna anotación, nos dejó con buen sabor de boca tras varias actuaciones notables.

Los de Málaga por su cuenta seguían mostrando un juego agresivo e intenso. Aunque su ataque no lograba el éxito de la primera parte, la defensa era capaz de mantener a raya a los granadinos que sólo lograron anotar en una ocasión durante el último cuarto. Su ofensiva se comenzó a centrar en sus jugadores de más calidad, Victor Da Silva #45 mostró ser un corredor a tener en cuenta, especialmente en las carreras internas, dónde su peso supuso un dolor de cabeza a la defensa granadina.

El encuentro llegaba al último cuarto, la intensidad no bajaba y aunque los equipos seguían cometiendo errores propios de un partido de pretemporada, los jugadores se exprimían al máximo en el terreno de juego. Con esta dinámica, los leones lograban anotar el último Touchdown a manos de un escurridizo Yuta Kondo #16.

El partido finalizó con un 30-06 en el marcador pero en el campo se vieron momentos dónde los malagueños mostraron sus ganas de poner su nombre en el mapa. Los leones por su parte deberán corregir los errores cometidos, que un rival más experimentado, como el que les espera en Elche, no perdonará.

Felicitar al equipo de Corsairs, por su buena disposición, su juego limpio, intensidad y actitud, es un verdadero placer que equipos así se unan al plantel andaluz. Esperemos que a final de temporada podamos devolveros la visita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *