Viernes, 15 Diciembre, 2017

            

Verborrea en la grada

El cortoplacismo del aficionado medio al fútbol, le hace ser totalmente subjetivo

Manu Bayona


image_print

¨El que paga tiene derecho a todo¨ Frase extendida entre la masa social que circunda al fútbol. No entraremos en detalle sobre lo que significa esa frase y sobre todo por qué se da en el mundo del fútbol y no en otros espectáculos de masas, pero la realidad es esta. Así que en los campos, nos encontramos con especímenes de todos los tipos. Y digo especímenes, con todo el respeto que en mi puede provocar aquel que verborrea como si no hubiera mañana, con el único fin, pretexto y razón de ser que liberar todas sus frustraciones vitales, bajo el amparo del pago previo de una entrada.

Por suerte no todos los campos de fútbol son iguales, ni todos los aficionados entienden este bendito deporte así. ¿Lo ideal? El amor por unos colores por encima de todo. Y tras el ánimo y el apoyo, el veredicto.

La historia de que Granada vivió 35 años en el ostracismo del fútbol profesional está muy manida. Es la posición de partida. Es la base de todo. Es probablemente el germen de por qué se tiene lo que se tiene. Para bien… Y para mal… Pero hay que avanzar. Avancemos…

Partamos de que el Granada actual por nombres, tiene mejor plantilla que 4 o 5 de primera y muy parecida a la de otros 4 o 5. Este análisis sitúa el horizonte del equipo en la lucha por no pasar apuros y por conseguir dar un pasito más tras su retorno a Primera y conseguir la salvación con un poco de más holgura que la temporada pasada, que ya se consiguió sin tener que recurrir a la última jornada de liga.

Este análisis puede ser acertado o no. El tiempo lo dirá. Pero lo que no cabe duda es que se trata de un análisis totalmente subjetivo (Porque mira que es subjetivo decir que la plantilla del Granada es superior en cuanto a calidad a la del Betis. Yo pienso que Brahimi es mejor que Verdú y tú que no, que es al revés. ..¿Ahora que?)

Bien, pues el cortoplacismo del aficionado medio al fútbol le hace ser totalmente subjetivo. Incapaz de analizar tras una debacle en San Mamés que simple y llanamente el Athletic Club fue un equipo infinitamente mejor que el Granada. Que en su estadio es casi inexpugnable (solo cayó derrotado en liga ante el Espanyol y en Copa ante el Atleti) y que si a eso le sumas que tus mejores tres hombres de cada línea (Murillo-Fran Rico- Piti) no se vistieron de corto por lesión, lo más sensato es llegar a la conclusión de que sí. Se perdió. Pero es que quizá lo del pasado viernes fue lo más lógico y previsible que podía suceder. Porque conocer tus limitaciones es el punto de partida para superarlas y crecer. Siempre crecer.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *