Sábado, 25 Marzo, 2017

Vecinos del Albaicín exigen el desalojo de unos jóvenes que han provocado varios incendios y peleas en una vivienda “ocupada”



image_print

Los vecinos del Albaicín se quejaron hoy de “los problemas y el peligro” que están ocasionado un conjunto de jóvenes e indigentes que ocupan una vivienda situada en la Cuesta Beteta del barrio, donde realizan hogueras que ya se han descontrolado en dos ocasiones y que han hecho necesaria la intervención de los bomberos.

La Asociación de vecinos del Bajo Albaicín explicó en un comunicado que el grupo de ocupas, de origen magrebí y subsahariano, habitan desde hace algún tiempo en este edificio en ruina, al que acceden a través de un boquete que ellos mismos han abierto en uno de los muros.

Las “continuas” peleas entre los ocupas, que se disputan el control de la vivienda, se unen a la suciedad y excrementos que se acumulan en la zona y al supuesto tráfico de drogas del que subsisten estas personas, que además suelen realizar hogueras en el interior del inmueble para prepararse la comida o entrar en calor.

El pasado lunes, según aseguran los vecinos, estas hogueras se descontrolaron y los bomberos tuvieron que intervenir hasta en dos ocasiones para sofocar las llamas, una situación que ha generado una cierta alarma, ya que la instalación eléctrica del inmueble es muy deficiente y la mayoría de los cables “están colgando de cualquier forma”.

Los residentes del barrio del Albaicín –declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad– recriminaron a las autoridades policiales y a las administraciones públicas su “pasividad” y se preguntaron si “no son conscientes del problema” que estas personas están originando en el barrio.

También criticaron que el dueño de este inmueble pueda permanecer en la impunidad cuando “incumple” sus deberes urbanísticos, por lo que instaron al Ayuntamiento a buscarlo y obligarle a un adecuado mantenimiento, a fin de evitar que se produzcan más muertes como la del ocupa que perdió la vida en un incendio declarado en otro edificio abandonado en la calle San Juan de los Reyes.

“¿Cuántos muertos se necesitan para actuar?”, se preguntan los vecinos, que aluden a la posibilidad de que este asunto “no preocupe a nadie, ni jueces, ni fiscales ni políticos” porque se trata de “muertos de segunda categoría”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *