Viernes, 31 Marzo, 2017

Vamos, Granada se opone a la nueva regulación de la actividad de los artistas urbanos

La formación denuncia que esta nueva regulación, que entrará en vigor esta semana, contiene varios aspectos que dificultan y restringen la actuación de los artistas urbanos

Marta Gutiérrez, Portavoz de Vamos, Granada | Foto: Archivo GD
Gabinete


image_print

Aunque la formación valora positivamente la voluntad de compatibilizar la vida de la ciudad con la actividad artística de la ciudad, cree que el nivel de restricción de esta normativa desnaturaliza o desvirtúa el concepto del arte urbano. La formación defiende la convivencia entre los vecinos y el arte urbano pero considera que esta regulación demuestra que no se atienden o no se conocen las necesidades de unos ni otros.
Partiendo de que la regulación de la actividad de artistas urbanos pretende ordenar las actuaciones en beneficio de los artistas y potenciar los actos culturales en la ciudad y teniendo en cuenta que el valor diferencial de la expresión artística en la calle respecto al realizado en teatros o salas cerradas es acercar esta actividad al viandante de un modo más directo y abierto y que, en general, muchos de los artistas que la desarrollan lo hacen de modo itinerante, Vamos, Granada encuentra que la nueva regulación no se ajusta a estos objetivos.
La agrupación critica que la delimitación de espacios está reducida a una veintena larga de plazas, que se establecen unas categorías cerradas de espectáculos, por la que sólo podrían actuar: solistas, bandas, danza, mimos, marionetas, globos, malabares y pompas de jabón; que hay una regulación horaria de 4 horas al día, dos por la mañana y dos por la tarde, con una duración máxima para cada tipo de espectáculo: malabares y danza no podrán exceder los 30 minutos mientras que los silenciosos mimos pueden estar 2 horas; no se permite la amplificación de sonido y, en general, nada que aporte suministro eléctrico; se prohíben los instrumentos de percusión y las tarimas, se aleja a los artistas de la calzada y de los semáforos, se prohíbe el uso de fuego, pero también y de forma genérica de los “objetos contundentes” y se contempla una cláusula general de suspensión que permite, a juicio de la Policía local la interrupción del espectáculo.

Los puntos que Vamos, Granada considera más graves son el plazo de solicitud – hay que pedirla hasta con 6 meses de antelación, es decir, si un artista que llega ahora a Granada quisiera actuar el 25 de diciembre de este año, ya estaría fuera de plazo – y que la actividad no puede ser retribuida, con lo cual no se permite la sostenibilidad del ejercicio.
“Vamos, Granada” señala que la normativa debería revisarse con la participación de representantes de los artistas urbanos y con el objetivo general de recuperar los espacios públicos para la convivencia y el disfrute con base en el respeto mutuo.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Esto…de qué estamos hablando, de mendigos que ejercitan una habilidad para aumentar sus escasísimos ingresos o de artistas con un mínimo de calidad también con problemas económicos. Lo de regular su actividad me parece una hipocresía pues también están los que venden su mercancía por las calles u ofreciéndolas en las terrazas y bares. La mayoría inmigrantes pero también hay cabezas de familias granadinas intentando salir adelante.
    Tengo que confesar que no voy a las terrazas porque en media hora vienen hasta tres personas pidiendo, vendiendo o tocando y me pongo triste porque para todos no tengo y o me pido una cerveza o doy una ayuda. Tampoco me parece que prohibirlo sea la soluci9n pero es que los necesitados están ahí y las mafias también. ¿Qué habría hecho fray Leopoldo? Pues eso, que se le corta a uno el cuerpo.

  2. Granada podría ser una ciudad aún más hermosa si se dejasen de poner trabas a la cultura en la calle, pero claro aquellos que ponen estas normas tienen dinero para ir a los teatros y discotecas de niños bien.

  3. Yo toco música en la calle en Granada desde hace 10 años, no mendigo, la funda de mi instrumento (Hang) está puesta para quien quiera colaborar libremente. Hay una enorme diferencia entre hacer música y mendigar. La regulación que se propone (o que se impone) es, como dice este articulo, totalmente absurda, alguien ha preguntado a los artistas? alguien los ha tenido en cuenta si quiera??? Es una medida mas que represiva, es una manera de acabar con la música de calidad en la calle. Existen formas de regular las actividades artísticas en la calle muy sencillas y prácticas, solo hay que tomar algunas referencias en otros paises de Europa (mucho mas avanzados en este sentido). Por otra parte, que no puede ser retribuido??????? Entonces para que? por amor al arte?????? ok genial, actuamos por amor al arte estupendo!!!! pero de que comemos??????????????