Jueves, 19 Octubre, 2017

            

Vamos Granada define el primer año de Paco Cuenca como un año de “no gobierno”

La formación asegura que la capital está "aislada hacia fuera y paralizada desde dentro, sin proyecto político ni económico"

Foto: Archivo
Gabinete


image_print

Vamos, Granada ha hecho balance de este año de gestión del nuevo alcalde donde aseguran que “la luz y la esperanza han venido sin embargo de mano de la gente”. El grupo municipal recuerda que en 2016 se ha conocido la crudeza del verdadero legado del PP, “un legado que está impreso en el sumario de la operación Nazarí y en los números rojos de las arcas municipales”. El grupo municipal, en contraposición, pone en valor que la ciudad ha despertado y se ha movilizado para defender “lo suyo”: sus hospitales, sus trenes y lo que considera importante para lograr el bien común.

El grupo municipal asegura que, después de la Operación Nazarí, Granada necesitaba una alcalde capaz de recuperar la confianza en las instituciones y de devolver la dignidad al cargo, “más aún cuando surgió la cuestión de la fusión hospitalaria”, pero expresa que “Cuenca ha dejado huérfana a la ciudad en su momento crucial, cuando está en juego, más que nunca, la defensa de nuestros derechos como comunidad, y en este camino ha mermado también la capacidad simbólica de la alcaldía para exigir otras cuestiones de ciudad que son esenciales, como la reconexión ferroviaria o el respeto de la capitalidad judicial”.

Vamos, Granada sostiene que frente a una ciudad movilizada, el PSOE se ha puesto de lado – o incluso en contra – y ha mantenido las sombras de la gestión del PP, y como ejemplo enumera la política de contratación pública y de personal -que “aumenta los costes y convierte en precarios los servicios municipales y a sus trabajadores”, especialmente en el caso de los subcontratados-, el nombramiento “a dedo” de los altos cargos, la poca conciencia ecológica, la ausencia de soluciones en movilidad, la falta de una clara apuesta social.

La formación destaca, además, el “abandono” en la parcela económica, “donde los socialistas han renunciado a realizar propuestas y donde ignoran sistemáticamente las propuestas de los demás”. Así, explican que el PSOE y Cuenca “se han negado sistemáticamente” a adquirir compromisos políticos con “nadie que no sean ellos mismos” y que “sin compromisos es difícil cambiar la gestión municipal, o el modelo de ciudad, o gobernar, en definitiva”, más aún cuando sólo se tienen ocho concejales.

“Por eso, por mucho que lo pregone públicamente el alcalde, el diálogo del que presume no existe y eso es exclusivamente su responsabilidad, porque en algún lugar de su despacho en alcaldía hay un par de cajones llenos con las propuestas de Vamos, Granada a las que no se han dado respuesta”, recalca. Así, indica que Granada, un año después de la operación Nazarí, está “aislada hacia fuera y paralizada desde dentro”, sin proyecto político ni económico. “Si queremos cambiar, y creemos que es posible hacerlo, debemos comenzar ya”, añade.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *