Sábado, 27 Mayo, 2017

¿Utilizas de manera inteligente la energía en tu hogar?

Ofrecemos 8 pequeños gestos que pueden ayudar a 'adelgazar' tu factura de la luz

Pilar Álvarez


image_print

Todos aquellos aparatos que hacen nuestra vida más cómoda necesitan energía para funcionar. Y cada año somos más en el planeta, por lo que necesitamos consumir mucha más energía para seguir llevando el mismo estilo de vida. Con el aumento poblacional producimos cada vez más CO2 y otros gases que son perjudiciales para el planeta. Una buena opción para luchar contra ello sería disminuir el tiempo durante el cual gastamos energía, pero es algo que no siempre podemos evitar. Entonces, ¿qué podemos hacer para solucionarlo? Ser más eficientes energéticamente. Usar mejor la energía no es complicado, pero hay que saber que pequeñas acciones se pueden realizar.

¿Qué es la eficacia energética?

La eficiencia energética reduce la cantidad de energía pero mantiene el mismo servicio o nivel de actividad. Esto quiere decir que conseguimos los mismos resultados gastando menos. Ser eficientes no solo depende de las nuevas tecnologías o de la industria, sino que todos los individuos tenemos en nuestra mano el poder de ser más eficientes. Y esto se basa en que aprendemos a gestionar la energía que utilizamos.


¿Cómo puede ser más eficiente?

Imgas Granada apuesta por el cambio desde el consumidor, que es capaz de cambiar el mundo con pequeñas acciones del día a día, dejándonos 8 consejos para ello:

1-. Desenchufa los aparatos que no necesites tener conectados. Aunque aparezca una luz roja, siguen consumiendo energía. El televisor o el vídeo en el modo de espera consume un 15% de lo que gasta siendo utilizado.

2-. Cuidado con la temperatura de la calefacción. Si todos los hogares españoles bajaran 1 grado la temperatura de la calefacción, se ahorraría la misma energía que se necesita para tener encendidos 7 millones de televisores durante 365 días.

3-. Una ducha en lugar de un baño supondrá 4/3 menos de energía y agua.

4-. Instalar aireadores en los grifos creará la sensación de mayor caudal, reduciendo enormemente el consumo.

5-. Tapar las ollas al cocinar y usar ollas a presión. Estas últimas suponen un ahorro de hasta el 80% de energía.

6-. El frigorífico es uno de los grandes consumidores de energía. Abrir lo menos posible la puerta disminuye la cantidad de energía que necesita para la conservación de los alimentos en su interior.

7-. El horno también es un gran consumidor, cada vez que se abre la puerta del horno se pierde un 25% de la energía utilizada.

8-. Utilizar luz natural siempre que se pueda y cuando no, utilizar bombillas de bajo consumo en nuestro país, puede suponer una tonelada menos de CO2 a la atmósfera.

Estas son algunas de las acciones que pueden suponer un cambio y esta en mano de todos conseguir un mundo mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *