Viernes, 28 Julio, 2017

            

UPyD ve “muy grave” que el Defensor del Pueblo Andaluz investigue los perjuicios que la LAC causa a los peatones

Mayte Olalla exige más modificaciones porque el diseño actual perjudica gravemente a miles de ciudadanos con movilidad reducida.



image_print

Mayte Olalla, concejal y portavoz del grupo municipal de UPyD en el Ayuntamiento de Granada, considera “muy grave” que el Defensor del Pueblo Andaluz vaya a intervenir “de oficio” para investigar si la apuesta del equipo de gobierno por la Línea de Alta Capacidad (LAC) se está llevando a cabo en detrimento, o en competencia, con la seguridad, accesibilidad y calidad de los desplazamientos a pie.

Entre otras cosas, la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz va a analizar la incidencia que está teniendo entre los peatones el que ahora dispongan de menos tiempo para cruzar una calle regulada por semáforos. Esta bajada es evidente en muchos casos (hay semáforos que sólo duran diez segundos en verde) y resulta especialmente molesta para personas mayores, con niños, con carritos de bebés o con algún problema de movilidad.

“Es otra consecuencia de un sistema en el que el autobús está por encima de todo lo demás y que deja a los peatones desamparados”, protesta Mayte Olalla, que entiende que el hecho de que el Defensor actúe de oficio es un síntoma claro de que las protestas ciudadanas han trascendido y de que son muchísimos los granadinos que consideran que el Ayuntamiento “los está dejando de lado”.

A la portavoz de UPyD le parece claro que, como sugiere el Defensor, el Ayuntamiento ha actuado sin haber pedido previamente la opinión de los ciudadanos, especialmente la de los colectivos antes mencionados, por ser los más afectados por estas modificaciones. Tampoco ha tenido en cuenta, añade, la incidencia que está teniendo el sistema una vez puesto en marcha.

A todo lo anterior hay que sumar las numerosas firmas recogidas para protestar por el excesivo tiempo gastado en transbordos, por la poca cobertura que da el nuevo mapa de autobuses a los barrios, por la obligación de efectuar largos desplazamientos para cambiar de autobús o por la mala planificación y diseño de las áreas de transbordo.

Olalla destaca que, ante el aluvión de críticas, el Ayuntamiento “se ha visto forzado” a introducir cambios y recuperar, por ejemplo, trayectos tradicionales como el que permite unir directamente los barrios de La Chana y Zaidín. Sin embargo, deja claro que esas modificaciones “son insuficientes” e insta a la concejal responsable de Movilidad, Telesfora Ruiz, a que reconozca de una vez que este nuevo sistema de transporte es “un despropósito”, que se ha equivocado y que debe rectificar cuanto antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *