Jueves, 20 Julio, 2017

            

UPyD pedirá en el pleno que se eliminen las dietas a los concejales por asistencia a consejos de administración

Mayte Olalla recuerda que fue la única que renunció a ellas porque entiende que es “un sobresueldo encubierto” que puede costarle a los granadinos 200.000 euros al año



image_print

Mayte Olalla, concejal y portavoz del grupo municipal de UPyD en el Ayuntamiento de Granada, presentará en el pleno del próximo viernes, el último del presente mandato, una moción en la que pide la eliminación de las remuneraciones que reciben los concejales por asistir a los consejos de administración de empresas públicas o mixtas.

La candidata de UPyD argumenta su solicitud diciendo que en realidad no se trata de dietas, sino de “sobresueldos encubiertos” que se llevan los concejales, una actitud que califica de “cuanto menos tramposa y desde luego nada ética ni ejemplar”.

Olalla recuerda que cuando entró en el Ayuntamiento, hace casi cuatro años, renunció a esas dietas porque no le parecía “ni lógico ni lícito” cobrar por hacer algo que estaba dentro de sus atribuciones. “Una dieta es otra cosa, es un dinero que te pagan cuando necesitas desplazarte, comer o pernoctar fuera…”, detalla la concejal, a la que en su momento le recomendaron que, si no quería ese dinero para ella, lo destinara a su partido, como hacen otras formaciones. Pero también se negó a eso.

Una prueba más de que se trata de un sobresueldo, añade, es que las dietas sólo se cobran por la asistencia a consejos de administración de empresas que tienen beneficios, y no para las que son deficitarias.

En varias ocasiones a lo largo del presente mandato, UPyD ha preguntado cuánto se gasta el Ayuntamiento (lo que quiere decir todos los granadinos) en costear esas dietas, pero nunca ha recibido una respuesta clara. Extraoficialmente, eso sí, Mayte Olalla ha sido informada de que el gasto anual estaría en torno a los 200.000 euros. Eso significaría que uno de los 26 concejales que las perciben (es decir, todos menos ella) se llevaría al año unos 8.000 euros netos por este concepto. Aunque eso es mera estadística, porque hay ediles que pertenecen a más consejos que otros y por lo tanto perciben más dinero.

Mayte Olalla recuerda que en España hay más de 68.000 concejales y que sólo un 5% de ellos recibe un sueldo. “El resto no cobra nada por hacer posible la democracia y el mantenimiento de nuestro sistema a nivel local”, destaca. Y por ese motivo, el cobrar dietas que son sobresueldos encubiertos le parece todavía más reprochable desde el punto de vista ético.

La portavoz de UPyD espera que el pleno sirva para que los demás grupos políticos “se retraten” y confía también en que las formaciones que ahora no están representadas pero que sí tienen opciones de entrar en el Ayuntamiento en el próximo mandato se pronuncien al respecto.

La única excepción que UPyD está dispuesta a hacer respecto a las dietas es dejar que las reciban los concejales “que no cobren sueldo como tales y que tampoco los reciban de otras administraciones”. En esos casos aboga por retribuir a esos ediles “con una cantidad estipulada racionalmente, acorde con la responsabilidad que supone, las circunstancias de las arcas municipales y la actualidad económica de la ciudad”. Pero en ningún caso a eso se le podría llamar dieta, insiste.

Por su parte, Nuria Martínez Chicón, experta en Recursos Humanos y componente de la candidatura de UPyD a las municipales, ha hecho hincapié en la “mala imagen” que este tipo de situaciones crean entre la ciudadanía y ha recordado que su partido siempre abogó por “devolver ese dinero, porque ya está pagado con el sueldo de concejal”.

Además, ha instado a los grupos políticos que obtengan concejales en las inminentes elecciones a que respalden la iniciativa de UPyD “para representar a Granada con transparencia y sin engañar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *