Martes, 17 enero, 2017

UPyD lamenta que el Consorcio Metropolitano del Taxi desaparezca “por la falta de apoyo de los populares”

Mayte Olalla destaca que nunca se tuvo en cuenta la opinión de los taxistas y que eliminar este organismo “perjudica a los ciudadanos”

Mayte Olalla
Olalla durante una rueda de prensa en el Ayuntamiento | Foto: Archivo


image_print

El grupo municipal de UPyD en el Ayuntamiento de Granada votará en el pleno de este viernes en contra de la desaparición del Consorcio Metropolitano del Taxi, un organismo que se creó en 2007 pero en el que según la concejal y portavoz de la formación magenta, Mayte Olalla, las instituciones, y especialmente el PP, nunca creyó. Ahora, con su desaparición, los perjudicados serán los ciudadanos de Granada y de los 32 municipios que se integraban en ese consorcio, en el que además figuraban como miembros la Diputación Provincial y la Junta de Andalucía.

Olalla lamenta que durante todos estos años “no se haya luchado por los derechos de los ciudadanos” y recuerda que el consorcio nació en realidad “muerto” porque en ningún momento se les dio voz a los taxistas. “Se debió hacer un esfuerzo por compatibilizar los intereses de las instituciones y los de los ciudadanos, que ahora se ven perjudicados porque el taxi no deja de ser un servicio público, un derecho”, resalta.

La concejal ha incidido en que, aunque se pueden firmar “acuerdos bilaterales” entre Granada y municipios cercanos “para evitar situaciones kafkianas” como las que se dieron en su momento en el aeropuerto de Chauchina, adonde los taxis granadinos podían ir pero no les estaba permitido regresar cargados de viajeros, o en un conocido centro comercial de Pulianas, localidad limítrofe con Granada, lo mejor sería la continuidad del consorcio. “Eliminarlo no es en ningún caso la mejor solución”, sentencia.

Por su parte, José Juan Ramírez Calvín, colaborador del grupo municipal en asuntos de Movilidad y secretario de Política Local de UPyD en Granada, ha hecho hincapié en que los taxistas granadinos “no tuvieron nunca voz en ese consorcio”, a diferencia de lo que sucedió en Sevilla o Málaga, y se ha mostrado contundente al afirmar que el consorcio, en realidad, “no ha funcionado nunca”, algo que “no es culpa de los taxistas, como dice el PP, sino de que las instituciones nunca lo quisieron”.

De hecho, Ramírez Calvín ha mencionado que en el año 2012 se creó en Andalucía un reglamento regulador de los servicios de transportes de viajeros en automóviles y turismos “al que debía haberse adaptado el consorcio, pero eso nunca sucedió. Se limitaron a hacer un borrador y nada más”. Eso es una prueba más, a su juicio, de que “los gestores del PP nunca tuvieron intención de darle su apoyo”.

Respecto a ese reglamento, Mayte Olalla ha apuntado que la misma normativa daba a los ayuntamientos un plazo de 15 meses para cumplirlo y Granada no lo ha hecho. “Estamos incumpliéndolo y ahora, al desaparecer el consorcio, el Ayuntamiento tendrá que hacer una nueva ordenanza para adaptarse al mismo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *