Sábado, 22 Julio, 2017

            

UPyD critica el “extraño” cambio de concesión en el servicio municipal de recogida de animales

Mayte Olalla ve un “oscuro interés” del Ayuntamiento en dárselo a otra empresa pese a que la que lo desempeñó en los ocho últimos años cumple sobradamente los requisitos

Olalla durante una comparecencia en el Ayuntamiento


image_print

Mayte Olalla, concejal y portavoz del grupo municipal de UPyD en el Ayuntamiento de Granada, ha denunciado la “sospechosa” concesión del servicio de recogida de animales a la empresa Atisa en detrimento de Dog House, que ha ejercido esta función durante los ocho últimos años.

La edil considera cuanto menos extraño este cambio y entiende que los criterios utilizados la hora de puntuar las ofertas “no están nada claros”. En el caso de Dog House, obtuvo un 0,75 sobre 4 en la parte técnica del proyecto que presentó, cuando hace cuatro años logró un 3,6. Ese descenso es difícil de entender, sobre todo si se tiene en cuenta que Dog House realizó en este periodo, a requerimiento del Consistorio, una serie de obras de mejora en sus instalaciones, como la construcción de unas caballerizas. Sin embargo, Atisa, que ni siquiera tiene unas instalaciones propias por ahora, logra en esa misma parte del concurso un 3,78.

También “huele un poco raro”, según Olalla, que Dog House se haya quedado sin la concesión pese a que hizo la oferta más baja: 80.000 euros por año, frente a los 86.000 de Atisa y a los 89.000 de una tercera empresa que también compitió.
Tener a oferta más barata debería haber jugado en su favor, pero ha ocurrido todo lo contrario. El argumento utilizado en este caso por el Ayuntamiento para rechazarla es que la suya era una “baja temeraria”, algo difícil de entender si se tiene en cuenta que la empresa llegó a prestar ese servicio a cambio de 50.000 euros al año, una cantidad que el Ayuntamiento dobló, hasta situarla en los 100.000, porque el propietario de Dog House, Eduardo Rodríguez, advirtió de que en esas condiciones no podía trabajar.

Hay otro elemento más que pone en duda la neutralidad del Ayuntamiento: por un lado ha rechazado las alegaciones que presentó Eduardo Rodríguez cuando perdió el concurso porque asegura que “continuar prestando ese servicio plantearía un grave problema”. Pero por otro, le acaba de pedir de forma oficial que siga prestándolo de manera transitoria y le señala de forma expresa que su centro “es adecuado a las necesidades del servicio que desempeña”.
“Todo lo anterior pone de manifiesto que aquí hay algo raro, que las formas de realizar las concesiones no son nada claras sino todo lo contrario, son muy oscuras. Nos preguntamos qué intereses habrá detrás de todo esto”, remacha la portavoz de UPyD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *