Sábado, 21 Octubre, 2017

            

UPyD aboga por dar al nuevo hospital el nombre de Doctores Otero y Olóriz

La concejal Mayte Olalla cree que ese debate es “un asunto nimio” y resalta que lo realmente importante es evitar los recortes de servicios que los profesionales del sector ya están detectando



image_print

Mayte Olalla, concejal y portavoz del grupo municipal de UPyD en Granada, ha abogado por cerrar el debate sobre el nombre del futuro hospital del PTS y centrarse en lo realmente importante: en que sea un centro hospitalario que cubra las necesidades de la población. Algo que, se teme, no va a suceder.

La concejal entiende que tanto Federico Olóriz como Alejandro Otero, los dos médicos para los que PP y PSOE, respectivamente, reclaman el nombre del nuevo hospital, reúnen méritos sobrados para ello y apuesta por adoptar la solución que han tomado en otras ciudades europeas: darle el nombre de los dos, de forma que se llame Hospital Doctores Otero y Olóriz.

Pero eso, insiste Olalla, no es ni mucho menos lo fundamental. Es un “asunto nimio” si se compara con los problemas con los que nace un hospital no sólo lastrado por la larguísima espera hasta su apertura, sino por el más que fundado temor de que significará una nueva merma en la atención sanitaria y un recorte de los servicios.

En ese sentido, UPyD recuerda que los profesionales del actual Hospital Clínico han debatido hasta en tres ocasiones el traslado de los servicios que ahora prestan al edificio de PTS y en su inmensa mayoría (un 95%) votaron en contra, porque el traslado se ha diseñado sin tener en cuenta su criterio y porque, escudada en la necesidad de evitar una supuesta duplicidad, la Junta pretende dispensar una peor atención, con menos personal sanitario, menos camas y menos quirófanos.

Recuerda la concejal que el hospital del PTS se diseñó para trasladar allí todas las dependencias del Clínico y atender de manera adecuada toda la zona Sur, pero eso finalmente no se va a hacer así. La consecuencia es que se dará “un peor servicio” y se abrirá aún más la brecha entre los que pueden pagarse una sanidad privada y los que, al no disponer de medios, tendrán a su disposición “un sistema sanitario depauperado y cada vez de menos calidad”.

Además, subraya que el hospital aún no se ha abierto y que eso conlleva un riesgo añadido, puesto que el edificio ya lleva varios años construido. “Los inmuebles que no se utilizan se deterioran, y ahora veremos qué ocurre cuando por fin lo equipen”, avisa.

Ante tal panorama, Olalla entiende que lo que menos falta hace es que PP y PSOE se pongan a “marear la perdiz” a cuenta del nombre del futuro centro hospitalario. “Lo que deben hacer es preocuparse por contar con un equipamiento en condiciones, que no vayamos a menos, que el traslado no acarree recortes y que no se hable de una supuesta duplicidad de servicios porque los que hay están cada vez más masificados, así que no hace falta suprimir nada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *