Martes, 21 Noviembre, 2017

            

Unos llegan y otros se van

El Granada limpia su plantilla de jugadores que ya no contaban para el entrenador para darle algunos retoques

David Barral vistiendo la camiseta del Granada en un amistoso | Foto: GCF
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

Es ley de vida. En rara ocasión todo sale en perfectas condiciones desde lo ideado o planteado en un primer momento. En el fútbol pasa igual. El mercado de verano siempre es ilusionante, una ilusión que se alarga durante julio y agosto con la llegada de nuevos jugadores.

Los jugadores llegan a su nuevo equipo. Prometen luchar por el escudo, dar el máximo y triunfar. No todos lo consiguen. Este mercado invernal es un claro ejemplo. El primero en emprender su camino fuera del Granada CF fue Nico López. El uruguayo era probablemente el que más ilusionaba. Su fichaje fue muy complicado por parte de la dirección deportiva. Su rendimiento, sin embargo, no ha estado a la altura de lo que se esperaba de él.

Su gran falta de conceptos tácticos, poca adaptación al equipo y el nulo entendimiento con José Ramón Sandoval le han apeado del equipo. Tras el delantero sudamericano, confirmaba su marcha Musavu-King, dirección Lorient. Llegó siendo una moneda al aire. O bien podía salir un gran futbolista que un fiasco. Fue lo segundo. El defensa no ha llegado a debutar en partido oficial con la rojiblanca horizontal. Sus continuas lesiones tampoco han posibilitado ese debut.

Otro que se ha ido a Francia, al Stade de Reims, ha sido Thiévy Bifouma. El congoleño prometió triunfar en su presentación como jugador del Granada pero en ningún momento se tomó en serio tal afirmación. Cordero en esa misma presentación lo avisó: “En su mano está triunfar o no”.

En la misma demarcación, aunque el último en marcharse, ha volado hacia otro equipo el brasileño Neuton. El defensa, propiedad de Udinese, no ha convencido a Sandoval. Ha tenido opciones en Copa del Rey, donde ha cumplido, pero sin dar un rendimiento que le pusiera en las quinielas para optar a un puesto de titular en la zaga, una zona muy entredicho. Si bien, Neuton ha cumplido en los entrenamientos y se le ha visto muy profesional en ese aspecto, intentado esperar su oportunidad.

La gran marcha de este mercado invernal ha sido Piti. El centrocampista catalán ha vuelto al equipo de sus amores, el Rayo Vallecano, con el que incluso ya ha debutado en la última jornada (lunes). Piti no ha superado las rencillas que ha tenido con Sandoval, con el que ya traía una debilitada relación desde la etapa del de Humanes en el Rayo. Se marcha uno de los ídolos de la afición las últimas dos temporadas a pesar de no haber dado el rendimiento esperado.

LOS NUEVOS

Por estos que se han ido llegan otros para ocupar su lugar, pero dando distintas opciones a Sandoval, que tendrá ese bendito problema de los entrenadores, en ocasiones, teniendo que elegir entre muchas opciones. Jesús Fernández suma otro jugador para la portería, donde competirá con Kelava y Andrés. El murciano es titularísimo en la portería, por lo que luchará por el ‘suplente’ con el croata.

Quien seguro que dará todo lo que tiene y más es el delantero gaditano David Barral. El andaluz es una vieja pretensión del Granada CF y llega al conjunto nazarí para hacer lo que mejor sabe, hacer goles y echarle mucho trabajo, ganas y eso que llaman testiculina. Es un perfil diferente a Thiévy, siendo un delantero mucho más puro. No le vendrá mal Peñaranda y Success tener a su lado un ‘perro viejo’ como Barral, que se las sabe todas, como buen pícaro de antaño.

Hasta el último día

Los últimos en llegar y menear el último día de fichajes han sido Doucouré, Ricardo Costa y Isaac Cuenca. Se presentarán durante esta mañana a las 12:30. Doucouré llega como ese centrocampista ‘todoterreno’ que sabe llegar hasta arriba y es puro físico. Le vendrá bien para el sacrificio y el trabajo en la recuperación a Rubén Pérez. Luchará con Krhin y Fran Rico por un puesto, ya que el de Écija parece clave para Sandoval, aunque habrá que ver cuál es la posición exacta del francés y con quién puede compenetrar mejor. Doucouré, fichado por el Watford que lo cede al Granada, viene para jugar desde ya.

Ricardo Costa llega desde Grecia para temporada y media. Si el portugués viene en buen estado de forma es un fichaje de garantías para la defensa rojiblanca. Experimentado, expeditivo, bien al corte y muy bravo, de esos defensores de sangre caliente. Ricardo Costa dará esa pizca de ‘mala leche’ que tanto necesita la parte de atrás del Granada.

Isaac Cuenca ha sido el último en completar el cupo de fichajes invernales de Cordero y compañía. El que fuera canterano del FC Barcelona regresa a la liga española, donde jugó la temporada pasada vistiendo la camiseta del Deportivo de La Coruña, donde no rozó un buen nivel. En esta media temporada en Turquía ha disfrutado de minutos por lo que debe llegar en un óptimo estado de forma. Ha firmado hasta junio de 2017 por lo que tiene año y medio para recuperar su mejor versión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *