Martes, 19 Septiembre, 2017

            

Unos 2.000 taxis de toda España marchan en Córdoba

Los taxistas han pedido comprensión a la ciudadanía, ante las incomodidades que ha ocasionado la manifestación



image_print

Unos 2.000 taxis, cordobeses (cerca de 500) y del resto de España, según la Asociación Provincial de Trabajadores Autónomos de Auto Taxi de Córdoba (Auttacor), y entre 1.300 y 1.500 taxis, guiados por unas 250 personas a pie, según el Área de Seguridad del Ayuntamiento de Córdoba, han ocupado las principales avenidas de la capital cordobesa en la manifestación que ha convocado Auttacor, con el apoyo de asociaciones de taxistas de todo e país, “contra la desregulación” del sector.

Según han informado a Europa Press fuentes del Consistorio y de Auttacor, la participación de taxis en la marcha es tal que, dos horas después de la hora de inicio de la misma, que tuvo lugar a las 10,00 horas en la Glorieta de Nüremberg, aún seguían entrando taxis a la ciudad a través del Polígono Industrial del Granadal.

La manifestación, que concluye ante la Subdelegación del Gobierno central en Córdoba, donde se hará entrega de un manifiesto, ha estado encabezada por dos grandes pancartas, diciendo ‘No al control del taxi por las multinacionales’ y subrayando que ‘100.000 familias (de todo el país) reclaman dignidad’.

En la marcha han participado familiares, profesionales y autónomos, incluido el presidente de ATA, Lorenzo Amor, además de representantes públicos, como la edil de Movilidad del Ayuntamiento de Córdoba, María Josefa Moros (PSOE), y el parlamentario andaluz de Podemos por Córdoba, David Moscoso, entre otros, junto a dirigentes de las principales asociaciones de taxistas del país, como el presidente de la Federación Nacional del Taxi y de la Asociación Gremial de Madrid, Julio Moreno, y el presidente de la Federación Andaluza de Autónomos del Taxi (FAAT) y de Auttacor, Miguel Ruano.

Todos ellos iban tras la pancarta que abría la manifestación y siguiéndoles una larga y numerosa caravana de taxis procedentes de las ciudades más importantes de España, con profesionales del taxi de Andalucía, Cataluña, Madrid, Valencia, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Baleares y Murcia, entre otras procedencias.

Los taxistas han pedido comprensión a la ciudadanía, ante las incomodidades que ha ocasionado la manifestación, que ha llegado a provocar retenciones en la Autovía de Andalucía, por la masiva entrada de taxistas a la capital cordobesa para participar en la manifestación, además de en la propia ciudad andaluza, donde la Policía Local ha establecido un dispositivo especial de tráfico, con la participación de unos 80 agentes y media docena de voluntarios de Protección Civil, para regular el tráfico al paso de la caravana de taxis.

Los organizadores han subrayado que la de este viernes ha sido una manifestación sin precedentes en Andalucía, en este caso y como ya se anunció, para protestar contra el dictamen de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) sobre la Ordenanza del Taxi de Córdoba, que, según aseguran los taxistas, de aplicarse en el resto de España, amenazaría “el futuro de 100.000 familias en todo el país y un modelo consolidado de garantías para el usuario”.

Así, según ha asegurado ya los organizadores y portavoces de la mayoría de las asociaciones del taxi de España, en caso de prosperar el informe de Competencia contra 14 artículos de la Ordenanza Municipal del Taxi de Córdoba, “el actual marco de regulación del taxi puede ir desvaneciéndose en un efecto cascada por todo el país”.

De hecho, en opinión del presidente de la Federación Nacional del Taxi y de la Asociación Gremial de Madrid, Julio Moreno, “esto es una agresión a los autónomos para favorecer a los grandes ‘lobbys’ de poder”, ya que Competencia “persigue eliminar el número tope de licencias por solicitante y permitir que las entidades jurídicas también puedan optar a ellas, lo que abriría la puerta a las multinacionales”.

En esa coyuntura, “podría venir cualquier gran empresa del transporte y comprar 100 licencias de un golpe”, según ha advertido el presidente de Auttacor, Miguel Ruano, quien ha desgranado las principales consecuencias del dictamen, asegurando que “el servicio perdería calidad, los vehículos viajarían en peores situaciones de seguridad, los profesionales no tendrían derecho a días de descanso ni condiciones dignas laborales y, sobre todo, el usuario se quedaría sin garantías al quedar eliminada la tarifa regulada”.

Por su parte, el presidente de la Confederación del Taxi de España

(CTE), Gabriel Moragues, ha señalado que el dictamen de la CNMC “invade competencias transferidas a la Comunidad Autónoma de Andalucía, bajo cuyo marco regulatorio aprobado hace dos años se ha amparado el Ayuntamiento de Córdoba para sacar adelante las ordenanzas ahora impugnadas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *