Lunes, 18 Diciembre, 2017

            

UNICEF denuncia que 600.000 niños continúan sufriendo las consecuencias del huracán Matthew en Haití

Hay 50.000 niños sin hogar y 112.000 en riesgo de malnutrición aguda un mes después del huracán

Haitianos | Foto: E.P.
E.P.


image_print

La escasez de alimentos y las enfermedades registradas en Haití tras el paso del huracán Matthew continúan afectando a más de 600.000 niños, que necesitan urgentemente ayuda humanitaria, según ha denunciado el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF).

“Un mes después de que el huracán llegara a las costas de Haití, la vida de más de medio millón de niños sigue estando lejos de volver a la normalidad”, ha explicado el representante de UNICEF en Haití, Marc Vincent.

“Demasiados niños siguen sin hogar, pasan hambre, están fuera de la escuela y se encuentran en peligro. Estamos incrementando nuestros esfuerzos para ayudar a un mayor número de niños en el menor tiempo posible”, ha añadido.

UNICEF ha registrado 1.000 posibles casos de cólera entre los menores. De los 219 centros de atención que hay distribuidos en todo el país, 18 han sufrido daños, lo que ha complicando las labores de contención de la enfermedad en el sur del país.

La destrucción de los cultivos y la pérdida de las reservas alimentarias en las zonas más afectadas han provocado una crisis humanitaria que afecta ya a más de 800.000 personas. Según la agencia de la ONU, unos 112.000 niños se encuentran en riesgo de sufrir malnutrición aguda.

Al menos 50.000 niños se han quedado sin hogar y viven en albergues temporales, según ha comunicad UNICEF, que ha indicado que alrededor de 3.500 niños necesitan ayuda para poder acceder a los servicios de nutrición, agua y saneamiento.

Un 80 por ciento de los hospitales y centros de salud de Grand Anse, en el sur de Haití, se han quedado sin techo. Según ha indicado UNICEF, siete centros de salud se han quedado fuera de servicio y más de 700 escuelas se han visto afectadas, lo que ha provocado la interrupción de las actividades escolares de al menos 150.000 niños.

La agencia ha puesto en marcha en la zona una serie de medidas para prevenir las enfermedades y paliar los efectos de la crisis, lo que incluye el suministro de agua potable, la vacunación, la distribución de productos básicos de saneamiento y nutrición y el establecimiento de espacios destinados al apoyo psicosocial de los menores.

UNICEF ha desarrollado la campaña de concienciación ‘Uno más uno, es mucho más’ para alertar sobre el peligro de la situación en la que se encuentran los niños en el país y la desprotección a la que se enfrentan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *