Viernes, 26 Mayo, 2017

Unas 4.800 personas han fallecido en la última década por ahogamiento, especialmente en julio y agosto

Algunas de las causas más frecuentes son entrar en el agua sin atender las indicaciones del socorrista, no saber nadar o hacerlo sin la suficiente preparación y desconocer el medio en el se quiera darse el baño

Socorristas rescatan a un joven del mar |Autor: E.P
E.P


image_print

Unas 4.800 personas en fallecido en la última década por ahogamiento, especialmente en julio y agosto, si bien esta cifra se ha reducido en los últimos cinco años en un 12 por ciento, siendo actualmente unas 480 personas las que pierden su vida cada año en la piscina y espacios naturales, según un estudio realizado por la Fundación MAPFRE.

Los ahogamientos afectan principalmente a las personas mayores de 60 años (40 por ciento) y en menor medida a los más jóvenes (8,5 por ciento), si bien en la franja de menores de 15 años, las cifras de accidentes mortales han aumentado un 15 por ciento en los últimos cinco años. Andalucía, que registra el 17 por ciento de las víctimas mortales por ahogamiento, es la comunidad autónoma con mayor número de víctimas mortales.

Algunas de las causas más frecuentes a la hora de sufrir un ahogamiento son entrar en el agua sin atender las indicaciones del socorrista, no saber nadar o hacerlo sin la suficiente preparación y desconocer el medio en el se quiera darse el baño. Asimismo, las horas a las que se producen más incidentes son entre las 12.00 y las 14.00 horas y entre las 18.00 y las 20.00 horas.

La mayoría de los incidentes ocurren en lugares sin servicio de socorrismo o fuera de su horario y el mayor número de incidencias ocurren mientras el baño está permitido. En este sentido, el director general de Fundación MAPFRE, Julio Domingo, ha subrayado la necesidad de que los centros impartan natación en las primeras etapas educativas ya que, a su juicio, es el mejor modo para prevenir ahogamientos en la población infantil.

“La mayoría de los accidentes que sufren los más pequeños se produce en las piscinas, mientras que los adultos son los que solicitan más peticiones de asistencia en las playas, especialmente por no respetar las señales de peligrosidad del mar y por no bañarse poco a poco justo después de haber comido o haber tomado el sol durante un tiempo prolongado”, ha apostillado el director gerente de EPES 061, Luis Olavarría.

‘PREVENCIÓN DE AHOGAMIENTOS 2016’

Con la finalidad de evitar estos accidentes, MAPFRE, junto a la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES 061), ha dado a conocer la campaña ‘Prevención de Ahogamientos 2016’, cuyo objetivo es trasladar a la sociedad las principales medidas de prevención para evitar accidentes en el entorno acuático y enseñar las pautas necesarias para saber actuar ante una situación de emergencia.

Dicha iniciativa, que se difundirá en las próximas semanas en las playas más importantes de las ciudades de Almería, Málaga, Granada, Cádiz y Huelva, hará hincapié en que los adultos tomen conciencia de la importancia de vigilar adecuadamente a los menores de 10 años, franja de edad que comprende el 6 por ciento del total de víctimas mortales.

También se darán a conocer los principales factores de riesgo, técnicas básicas de supervivencia en el agua y de reanimación (RCP) y conocimientos elementales de primeros auxilios en caso de ahogamiento, formación que impartirán en plena playa técnicos especializados de los servicios de emergencias sanitarias a través de talleres gratuitos dirigidos a niños y adultos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *