Lunes, 25 Septiembre, 2017

            

Una veintena de ayuntamientos andaluces han tenido mociones de censura desde las elecciones de 2011

Los últimos en los que el Gobierno local ha cambiado de manos, los de Palomares del Río (Sevilla) y Albuñol (Granada), en apenas un mes.

E.P


image_print

En el municipio granadino, la socialista María José Sánchez se convirtió el pasado miércoles en la nueva alcaldesa tras prosperar la moción de censura impulsada por su grupo, con el respaldo de una concejal de Convergencia Andaluza y otro independiente, contra el hasta ahora regidor, Juan María Rivas (PP).

Hace poco más de un mes, Juana Caballero (IU-CA) fue investida nueva alcaldesa de Palomares del Río (Sevilla) tras haber prosperado la moción de censura con los votos de los tres partidos firmantes –IU-CA, PSOE y Unión de Izquierdas de Palomares del Río (UIPR)– contra el PP.

En esa veintena de procesos, el PSOE ha sido el partido que, bien sea en solitario o de modo compartido, se ha hecho con más alcaldías, doblando a los ‘populares’, aunque también ha perdido destacadas ‘plazas’, como la de Benalmádena (Málaga), el municipio más grande de la Costa del Sol en el que gobernaba hasta entonces.

Por provincias, Granada ha sido en la que más han prosperado este tipo de iniciativas, seis; mientras que ha habido cuatro en municipios sevillanos y, otras tantas en malagueños. En Jaén y Cádiz no ha habido mociones de censura hasta la fecha.

Cuando apenas habían pasado diez días desde la conformación de los ayuntamientos tras las elecciones municipales, en el de El Saucejo (Sevilla) se registró la primera moción de censura de un consistorio andaluz en este mandato. Cuatro concejales de IU-CA y los tres del PP presentaron esa iniciativa contra el alcalde, el socialista Bernabé Oliva, quien había revalidado su cargo con mayoría simple. El candidato de IU-CA, Antonio Barroso, se convirtió en alcalde por los votos de la federación de izquierdas y del PP, relevando así al regidor del PSOE.

Dos semanas después de triunfar esa primera moción, los cinco concejales de Ciudadanos Demócratas Independientes (CDeI) y los cuatro del PSOE en el Ayuntamiento de Pozoblanco (Córdoba) presentaron en dicha localidad la segunda de las dos registradas en los primeros cien días de nuevos consistorios, en este caso para desbancar de la Alcaldía a Baldomero Romero (PP). Ambas formaciones se comprometieron a ocupar la Alcaldía dos años cada una en virtud de la mayoría absoluta que alcanzaban con su pacto.

Antes de que terminara ese año, en la localidad onubense de Niebla, la socialista Laura Pichardo alcanzó la Alcaldía por la moción de PSOE y PA registraron contra el hasta entonces alcalde Antonio Fernández (PP).

A lo largo de la legislatura, los socialistas también se han hecho en solitario con las alcaldías de Armilla, Cortes de Baza y Cúllar (Granada) y las de Laújar y Guadahortuna (Almería); mientras que, de la mano de otros partidos, han conseguido el bastón de mando municipal de Colmenar (Málaga), Cantillana (Sevilla) y Enix (Almería).

Sin embargo, el PSOE perdió Benalmádena (Málaga), donde el PP, en colaboración con Unión Centro Benalmádena (UCB), se hizo con la Alcaldía desbancando al socialista Javier Carnero, que gobernaba junto a estos independientes e IU. El PP volvía a gobernar en Benalmádena a través de una moción de censura, como había hecho cuatro años antes cuando PSOE, IU y UCB lo hicieron en tripartito, aunque en aquel momento fue una edil tránsfuga de UCB la que con su voto dio a Enrique Moya el bastón de mando municipal. En esta legislatura, los de UCB han mantenido las concejalías que tenían y PP, con Paloma García como alcaldesa, se hicieron con las de PSOE e IU.

Otro municipio grande que ha cambiado de gobierno en esta legislatura ha sido Coria del Río (Sevilla), donde el PA, con los votos de sus seis concejales, los tres del PP, el de IU-CA y el del Partido Independiente Democrático Coriano (Pideco), se hizo con la Alcaldía y el andalucista Modesto González se proclamó nuevo alcalde.

Por otro lado, alcaldes ‘populares’ ocupan los consistorios de Mollina (Málaga) y Cacín (Granada), pese a que no habían sido los elegidos inicialmente. En el municipio granadino, de apenas 600 habitantes, Ernesto Moles (PP) se convirtió en nuevo alcalde tras prosperar la iniciativa de dos concejales ‘populares’ y dos de IU contra la socialista Josefa Ramírez, que gobernaba en minoría con tres ediles de su partido; mientras que en Mollina el ‘popular’ Francisco González se hizo con el bastón de mando municipal, desbancando así a Eugenio Sevillano (PSOE).

También los partidos minoritarios han llegado a las alcaldías a través de las mociones de censura. Es el caso de Uleila del Campo (Almería), impulsada por la Agrupación de Electores contra el PSOE. La iniciativa contó con el apoyo del concejal del PP y de una concejala de IULV-CA y tras ella, Juan José Fuentes Yepes, de la Agrupación de Electores, relevó al frente de la Alcaldía a la socialista Agueda Cayuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *