Viernes, 20 enero, 2017

Una supernova podría ser visible desde la Tierra en dos semanas

A 11 millones de años luz

E.P.


image_print

La luz de una supernova ha sido detectado por astrónomos en la Tierra durante la noche de este miércoles, según ha informado ‘Nature’, que apunta que su origen es la cercana galaxia M82, a unos 11,4 millones de años luz del planeta. Este fenómeno será visible en unas dos semanas, según han señalado los expertos.

Los astrónomos han explicado que esta última explosión registrada es una supernova de clase ‘Ia’ y puede ayudar a revelar nuevos datos acerca de cómo se forman estos fenómenos. Además, debido a que estas supernovas se utilizan como varas cósmicas de medir, también puede ayudar a entender mejor la forma del Universo.

La explosión ha sido lo suficientemente brillante como para ser descubierta con un telescopio modesto en un lugar improbable: el nublado norte de Londres. Concretamente, el suceso fue observado por el astrónomo Steve Fossey cuando estaba con estudiantes de la Universidad de Londres realizando una observación rutinaria con un telescopio de 35 centímetros. Las imágenes de una gran fuente de luz en M82, también conocida como la Galaxia del Cigarro, aparecieron ante ellos y se dieron cuenta de que “no era algo común”.

Tras horas de observación y el contacto con otros observatorios de todo el mundo, se determinó que el espectro coincidía con el de una supernova de tipo ‘Ia’ y que su brillo podría mantenerse hasta dentro de dos semanas. “Para entonces, podría ser visible a través de binoculares desde la Tierra”, ha indicado el experto.

Los científicos ya han apuntado que se trata de una de las supernovas más cercanas y más brillantes vistas desde la Tierra desde 1987, cuando la explosión de una estrella se produjo a sólo 168.000 años luz de distancia. Aquella supernova era de una categoría diferente –resultado de un colapso de los núcleos de estrellas gigantes– a la ‘Ia’, que se forma por la acreción de masa por parte de una enana blanca de carbono-oxígeno desde una estrella compañera, generalmente una gigante roja.

Los astrónomos de todo el mundo vigilarán ahora la forma precisa en que esta supernova se ilumina para realizar mediciones de distancias y poder obtener nueva información acerca de estos fenómenos y sus consecuencias en el cosmos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *