Sábado, 18 Noviembre, 2017

            

Una montaña rusa hacia ningún lugar

Machis después de su tanto ante el Granada
Rubén Cañizares


image_print

Semana muy importante la que tenia ante sí el Granada. Se empezó muy bien, ganando al Alavés, uno de los equipos que mejor juegan al fútbol en nuestra Liga, pero el subidón del triunfo ante los de Pellegrino se vino rápidamente abajo 72 horas después, con una derrota en Butarque que fueron mil espinas de golpe en lo más hondo del corazón. Derrota ante un rival directo, gracias a un gol de un jugador del Granada cedido en el conjunto pepinero. El colmo de una gestión del club decepcionante en materia de altas y bajas. El erróneo préstamo de Machís al Leganés puede costar un descenso. Suena heavy, pero es la cruda realidad a la que tuvo que resignarse Alcaraz: «Yo no redacto los contratos y yo no pude decidir si Machís y Rubén Pérez jugaban o no contra nosotros», confesó decepcionado el técnico nazarí.

Lucas también se quejó del calendario, «llegábamos con gente muy cansada y en el segundo tiempo nos ha pesado. Nos hemos equivocado más con el balón, porque los jugadores no estaban frescos. Nos han puesto tres partidos en el tiempo mínimo de legalidad», pero los números desnudan a su equipo. Un solo tiro a puerta en noventa minutos, en un partido a vida o muerte. Mala predisposición. Ya se había perdido en la ida en Los Cármenes con un tanto en los últimos minutos, y se volvió a repetir en Butarque. Cero puntos de seis posibles ante el Leganés deja al equipo rojiblanco a cinco de la permanencia y con el golaveraje perdido. El palo, tras la euforia ante el Alavés, fue morrocotudo. Y el sábado, llega el Atlético. Mal asunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *