Lunes, 29 Mayo, 2017

Una mayor cantidad de ciclos de fecundación in vitro puede ser beneficiosa

Una nueva investigación demuestra la eficacia de ampliar el número de ciclos de fecundación in vitro más allá de 3 o 4

Fertilización in vitro | Autor: E.P.
E.P.


image_print

Aunque la fertilización in vitro (FIV) es a menudo limitada a 3 o 4 ciclos de tratamiento, nueva investigación demuestra la eficacia de ampliar el número de ciclos de fecundación in vitro más allá de esa cifra, según concluye un estudio publicado en la revista ‘JAMA’.

La fertilización in vitro se detiene habitualmente después de 3 ó 4 transferencias embrionarias sin éxito, con tres transferencias fallidas etiquetadas como “repetidos fallos de implantación”.

Debbie A. Lawlor, de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, y sus colegas examinaron el grado en el que repetidos ciclos de FIV siguen aumentando la probabilidad de un nacimiento vivo, definiendo un ciclo de FIV como el inicio del tratamiento con la estimulación ovárica y todas las transferencias de embriones frescos o congelados separados resultantes.

El estudio incluyó a 156.947 mujeres de Reino Unido que recibieron 257.398 ciclos de fecundación in vitro de estimulación ovárica entre 2003 y 2010 y fueron seguidas hasta junio de 2012. La media de edad al inicio del tratamiento fue de 35 años y la media de duración de la infertilidad para todos los ciclos fue de 4 años.

En todas las mujeres, la tasa de nacidos vivos para el primer ciclo fue de 29,5 por ciento, manteniéndose por encima del 20 por ciento en el cuarto ciclo. La tasa de nacidos vivos ajustada a pronóstico acumulada en todos los ciclos siguió aumentando hasta el noveno ciclo, con el 65 por ciento de las mujeres consiguiendo dar a luz un niño vivo en el sexto ciclo.

En las mujeres menores de 40 años con sus propios ovocitos (óvulos), la tasa de nacidos vivos para el primer ciclo fue de 32 por ciento y se mantuvo por encima del 20 por ciento hasta el cuarto ciclo. Seis ciclos lograron una tasa de nacidos vivos ajustada acumulada del 68 por ciento.

Para las mujeres de 40 a 42 años de edad, la tasa de nacidos vivos para el primer ciclo fue de 12 por ciento, con 6 ciclos que logran una tasa de nacidos vivos ajustada a pronóstico acumulada del 31,5 por ciento. Para las mujeres mayores de 42 años, todas las tasas dentro de cada ciclo fueron de menos del 4 por ciento.

No se observó diferencia de edad entre las mujeres que utilizan ovocitos de donantes. Las tasas eran más bajas para las mujeres con una pareja con infertilidad masculina sin tratar en comparación con aquellos con cualquier otra causa pero en tratamiento con inyección intracitoplasmática de espermatozoides o la donación de esperma.

Las mujeres menores de 40 añas, las que utilizan ovocitos de donantes y las personas con una pareja con infertilidad masculina tratada con cualquier inyección intracitoplasmática de esperma o donación de esperma alcanzaron tasas de nacimientos vivos tras cinco o seis ciclos, teniendo una media de dos años de intentos, que fueron similares a las tasas en las parejas que estaban tratando de concebir y no estaban usando ningún tipo de tratamiento después de un promedio de un año.

El estudio también mostró que el número de óvulos recuperados después de la estimulación ovárica en un ciclo no influye en la tasa de éxito de nacidos vivos en los ciclos posteriores. Esto es importante porque a menudo se dice a las parejas que sus posibilidades de éxito con los tratamientos futuros es probable que sean pobres en los ciclos posteriores si no han tenido ninguna o sólo un pequeño número de óvulos recuperados en un ciclo.

“Estos resultados apoyan la eficacia de ampliar el número de ciclos de fecundación in vitro más allá de 3 o 4”, escriben los autores, reconociendo que para algunas parejas, el estrés emocional de repetir el tratamiento puede ser indeseable y el costo de un curso de tratamiento prolongado, con varios ciclos de estimulación repetida de ovocitos, puede ser insostenible para los servicios de salud, aseguradoras, o parejas. “Sin embargo, creemos que el potencial de éxito con nuevos ciclos se debe hablar con la pareja”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *