Domingo, 22 enero, 2017

Una fuerte tormenta condiciona la subida nocturna en bicicleta de montaña al Veleta

La organización, dado el fuerte aguacero que descargó entre las 2 y la 4 de la mañana, decidió bajar la meta a la Hoya del Mora. Un veintena de bikers hizo cumbre poco después del amanecer

Subida en bicicleta


image_print

Una fuerte tormenta, acompañada por aparato eléctrico, condicionó esta madrugada el normal desarrollo de la Subida Nocturna al Veleta en bicicleta de montaña, y obligó a la organización a bajar la meta desde el emblemático pico de Sierra Nevada (3.395 metros) hasta la Hoya de la Mora (2.600).

La ruta, que arrancó en Granada a las 23.00 horas del viernes con 150 ciclistas de montaña, se vio sorprendida pasadas las 2 de la mañana por una fuerte tormenta que, acompañada de aparato electrico, no cesó hasta pasadas las 4.00 horas de hoy.

Dicha circunstancia obligó a la organización (el club ciclista GranaBike y Cetursa Sierra Nevada) a reagrupar a todos los ciclistas en el centro de visitantes del Dornajo, en el segundo avituallamiento de la ruta. Allí se decidió bajar la meta desde el Veleta hasta la Hoya de la Mora (kilómetro 40 del recorrido), a donde llegaron unos 70 ciclistas, casi la mitad de los que salieron de Granada.

Con todo, una veintena de bikers, acompañados por un coche asistencia, decidió continuar hasta la cumbre del Veleta; llegaron poco después del amanecer. La distancia total que cubrió ese grupo fue de 50 kilómetros con un desnivel acumulado de 4.400 metros.

Los participantes en la Subida Nocturna al Veleta han donado un euro de sus inscripciones al programa de ayuda a los damnificados de los terremotos en Nepal. Además la organización suma a la aportación otro euro por cada participante. Esta iniciativa ha recibido el reconocimiento de la Obra Social de La Caixa.

La prueba además ha tenido un componente de concienciación a los ciclistas y conductores, pues se ha sumado a la plataforma Vida al Ciclista, que pretende acabar con los atropellos de ciclistas en carretera que lamentamos muchos días en nuestras carreteras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *