Domingo, 23 Julio, 2017

            

Una de cada ocho mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida

Hoy celebramos el Día Mundial de esta enfermedad con el objetivo de seguir trabajando en su prevención

Rita M. Marín


image_print

Este tipo de tumor es uno de los más frecuentes entre las mujeres y se calcula que representa el 31% del total en este colectivo, aunque a pesar de esta incidencia, la tasa de supervivencia a los cinco años es del 85%. Con la conmemoración de este día se sensibiliza sobre esta patología, y es más, se rinde homenaje a todas las mujeres que luchan por sobrevivir en esta dura batalla, a los investigadores, personal médico y sociedad civil que corren esta carrera de fondo, en la que cada día es una victoria.

Así que este Día Mundial Contra el Cáncer de Mama se ha convertido en una fecha para visibilizar a las mujeres que sufren esta enfermedad, para recordarles que no están solas, y reconocer su esfuerzo, superación y optimismo ante una enfermedad,  que hoy día ya no es sinónimo de fallecimiento. “La evolución de los tratamientos, la detención precoz y las campañas de sensibilización han contribuido de forma contundente a que el cáncer de mama se convierta en una patología sensible a un tratamiento eficaz“, han explicado desde los servicios de Oncología del Servicio Salud Pública Andaluz.

AUTOEXPLORACIÓN, LA PRIMERA FASE DE LA PREVENCIÓN

El diagnóstico precoz es la mejor herramienta con la que cuentan las mujeres para prevenir esta patología, o que su incidencia sea mucho menor. Por ello, es fundamental que no deban tener temor a la consulta con el médico, si nota algún cambio en sus mamas, ya que la posibilidad de curación depende del ese diagnóstico temprano y su posterior tratamiento. “Un diagnóstico a tiempo supone un mejor pronóstico“, aseguran los expertos en Oncología.

Y en este sentido la autoexploración debe ser una constante para las mujeres. Se trata de un procedimiento sencillo, que se puede realizar en cualquier momento, y que no requiere más de unos minutos, para observar si el estado de los senos ha cambiado, o se percibe algo diferente o anómalo en ellos.

Existen varios métodos para llevar a cabo esta autoexploración. Frente al espejo, simplemente hay que observar detenidamente el aspecto de las mamas, su contorno, tamaño, alteraciones en la superficie, tales como hinchazones, hoyuelos, erupciones cutáneas, cambio en el color de la piel o si cualquiera de los pezones se vuelve hacia adentro. Esta operación se debe repetir con las manos en la nuca y con las manos en la cadera.

Acostada. Reclinada sobre la espalda, con una almohada debajo del hombro derecho, se coloca la mano derecha en la cabeza, y con los dedos de la mano izquierda, manteniéndolos unidos y planos, presionando ligeramente se explora la mama derecha. Los dedos siempre se deben mover en sentido circular, con círculos amplios que se van cerrando hasta terminar en el pezón. El mismo procedimiento se utiliza para el otro seno.

Sentada o en la ducha. La exploración se realiza de la misma forma, manteniendo la mano elevada detrás de la nuca. Además, se debe bajar el brazo y realizar una palpación hacia la axila, donde es más fácil encontrar alguna dureza o anomalía. También es importante apretar los pezones, suavemente, para comprobar si hay sangre o cualquier secreción anormal.

FACTORES DE RIESGO EN EL CÁNCER DE MAMA

Aunque es cierto que el 99% de este tipo de tumores se da en mujeres, un 1% de la población masculina puede llegar a padecerlo a lo largo de su vida. La edad más frecuente para sufrir esta patología es de los 40 a 60 años, y el riesgo aumenta, considerablemente, si existen antecedentes familiares. También hay que tener en consideración los factores hormonales, como la menstruación temprana y la menopausia tardía, y la toma de estrógenos sin control médico. En cuanto a la alimentación, un alto consumo de grasas animales y alcohol van incidiendo en la salud, tanto en este aspecto, como en cualquier tipo de patologías. Así que, sin duda, la dieta mediterránea es la más saludable para evitar esta y otras enfermedades.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *