Martes, 24 Octubre, 2017

            

Una caña de cerveza solo aporta el 5% de la energía calórica que debe consumir un adulto al día

"Consumimos muchas más calorías que las que gastamos o hacemos muy poco ejercicio físico", según Román, que considera injusto culpabilizar a la cerveza del aumento de la obesidad.

Foto: E.P


image_print

Una caña de cerveza suele tener unos 200 mililitros y alrededor de 90 kilocalorías, lo que representa menos del 5 por ciento de la energía calórica que debe consumir a diario un adulto en condiciones normales, una aportación de entre 2.000 y 2.500 kilocalorías.

Así lo ha reconocido el presidente de la Fundación Alimentación Saludable, Jesús Román, que participa en la campaña ‘Licencia para comer’ de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), que cuenta además con un espacio propio en Radio 5 Todo Noticias de RNE en el que se ha abordado el falso mito de la barriga cervecera.

Este experto ha reconocido que la grasa abdominal “en ningún caso” se debe a un alimento en concreto y cree que es más “un reflejo de obesidad” causada por un desequilibrio energético y por una vida sedentaria.

“Consumimos muchas más calorías que las que gastamos o hacemos muy poco ejercicio físico”, según Román, que considera injusto culpabilizar a la cerveza del aumento de la obesidad.

Pero no sólo el bajo contenido calórico desmiente el mito de la barriga cervecera, sino que varias investigaciones científicas del ámbito nacional e internacional han confirmado que la explicación para la obesidad abdominal y la mal llamada “curva de la felicidad” hay que buscarla en cierta predisposición genética, unida a una alimentación desequilibrada, a la ingesta excesiva de calorías y a la falta de actividad física diaria.

“Todos los estudios impulsados en los últimos años destacan que no hay vinculación entre el consumo de cerveza y el aumento de masa abdominal”, ha insistido este experto, que ha citado un trabajo que incluso apuntaba a que los bebedores de cerveza habituales “siguen fielmente la dieta mediterránea y además hacen más actividad física, por lo que habitualmente se mantienen mejor en su peso ideal”.

“Las especiales características de la composición de la cerveza le confieren un considerable valor nutritivo. No en vano, está elaborada a partir de ingredientes naturales como agua, cebada malteada y lúpulo, a lo que hay que añadir diversos nutrientes como vitaminas del tipo B, fibra y minerales”, ha añadido Carolina Muro, directora de la Unidad de Nutrición de FIAB.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *