Sábado, 19 Agosto, 2017

            

429 familias se benefician en Andalucía de programas para atender casos de violencia filioparental

Los programas preventivos que se ponen en marcha pretenden dotar a los menores de herramientas y habilidades necesarias para enfrentarse a las situaciones de conflicto

Imagen ilustrativa
E.P.


image_print

Un total de 429 familias han sido beneficiarias de programas específicos para atender casos de violencia filioparental en las provincias de Almería, Córdoba, Granada, Huelva y Jaén, programas que han atendido a casi 500 menores. Hay que recordar que el número de casos de violencia filioparental ha aumentado un 60 por ciento en España entre 2007 y 2013, según datos de la Oficina del Defensor del Menor de Andalucía.

En una entrevista a Europa Press, la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha explicado que en Andalucía la configuración del Sistema de Atención a la Infancia “tiene una orientación claramente encaminada hacia la prevención y la detección temprana, así como la promoción del bienestar infantil”.

Además, señala que en los últimos años este tipo de conflictos o episodios de violencia filioparental cada vez se detectan más desde los servicios sociales, juzgados, Defensor del Menor o fiscalías de familias, toda vez que apunta que en estas situaciones, los padres deben tener en consideración la posibilidad de solucionar sus diferencias con procedimientos extrajudiciales como la mediación familiar.

“Para nosotros es muy importante la mediación”, afirma Sánchez Rubio, quien explica que “hay dos niveles de mediación, una que se hace desde el ámbito judicial y otra que se hace desde el ámbito de políticas sociales, la cual pretende trabajar con los menores la solución de conflictos”. En este sentido, puntualiza que se puede recurrir a la mediación “de manera gratuita, si se dan niveles de renta bajos, y si no se tiene que pagar parte de la misma”.

Los programas preventivos que se ponen en marcha pretenden, entre otras cosas, dotar a los menores de herramientas y habilidades necesarias para enfrentarse a las situaciones de conflicto desde respuestas adecuadas, eficaces y no violentas; promover en el menor conductas positivas que faciliten una relación y comunicación familiar normalizada; y desarrollar conductas y habilidades de comunicación y relación asertivas que faciliten comportamientos solidarios y respetuosos con su entorno permitiendo su integración.

“Es fundamental seguir trabajando en este proceso que se enmarca en el II Plan Integral de infancia y adolescencia en Andalucía, presentado en Huelva el 8 de julio”, porque, insiste, “para nosotros es muy importante que cualquier familia en cualquier rincón puede recurrir al sistema de mediación”.

En este punto, la consejera ha querido hacer un llamamiento a las personas para que “sepan que esta posibilidad existe”. “Las familias están desbordadas y también avergonzadas porque los padres creen que ellos tienen que tener esas capacidades y si no las tienen, es una situación muy frustrante”, manifiesta, al tiempo que incide en que “una actitud de violencia ante una respuesta violenta lo que hace es reforzar el comportamiento violento del niño”.

“Conviene en primer lugar que los padres sepan que les pasa a más, que busquen ayuda y decirles a aquellos que empiezan la crianza que los límites hay que empezar a ponerlos desde que los niños son muy pequeños, porque posiblemente a partir de las 9, 10 u 11 años cuesta muchísimo más hasta incluso no poder resolverlo”, concluye Sánchez Rubio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *